27 de febrero de 2020
 
Publicado 11/12/2019 19:01:58CET

Los manifestantes de Tahrir exigen un primer ministro sin afiliación política y que no haya ocupado altos cargos en Irak

Acampada de protesta en la plaza Tahrir de Bagdad
Acampada de protesta en la plaza Tahrir de Bagdad - REUTERS / THAIER AL-SUDANI - Archivo

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los manifestantes antigubernamentales concentrados en la plaza bagdadí de Tahrir, uno de los epicentros de las protestas, han exigido este miércoles que el nuevo primer ministro de Irak no pertenezca a ningún partido ni haya sido previamente ministro, gobernador o parlamentario.

En un comunicado recogido por la agencia iraquí de noticias NINA, los manifestantes han señalado que el próximo primer ministro debe ser además "honesto y valiente" y no haber estado imputado o relacionado con casos de corrupción en el país.

Asimismo, han pedido que no tenga más de 55 años, se comprometa a no presentarse a las próximas elecciones y a cumplir las demandas de los manifestantes, así como a mantener al país alejado de las presiones internacionales.

Por su parte, el presidente del país, Barham Salí, ha incidido durante la jornada que el candidato al cargo que sea finalmente elegido debe contar con la aceptación de la población y satisfacer las demandas expresadas en las protestas.

Las protestas, que comenzaron en octubre, exigen una reforma política total en Irak para acabar con la corrupción endémica en el país y la desigualdad en la distribución de los beneficios del petróleo.

Asimismo, solicitan la dimisión del Gobierno en pleno, la disolución del Parlamento y, en términos generales, la desaparición del sistema político establecido tras la invasión de Estados Unidos en 2003.

La mayor parte de las víctimas mortales son consecuencia de la represión ejercida por las fuerzas de seguridad, que han empleado con asiduidad munición real para dispersar a los manifestantes.

El Gobierno, a su vez, ha defendido esta respuesta al asegurar que entre los manifestantes había "delincuentes escondidos" con la misión de iniciar altercados a tiros.

La crisis política ha provocado hasta la fecha la dimisión del primer ministro, Adel Abdul Mahdi. El presidente del Parlamento, Mohamed Halbusi, pidió el 3 de diciembre a Salí que designe a un nuevo primer ministro, para lo que tiene 15 días. Tras ello, se abrirá un plazo de 30 días para formar el nuevo gobierno.

Para leer más