Marruecos asegura que los asesinos de las escandinavas no mantuvieron contacto con el Estado Islámico

Valle Tubkal, en el Atlas marroquí
REUTERS / RAFAEL MARCHANTE
Publicado 23/12/2018 23:45:48CET

RABAT, 23 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio del Interior marroquí ha asegurado este domingo que los cuatro responsables del asesinato de dos turistas escandinavas en una zona montañosa de Marruecos actuaron solos pese a que en un vídeo de reivindicación juran lealtad al Estado Islámico.

En concreto, el portavoz del Ministerio del Interior marroquí Bubker Sabik ha señalado que este ataque es un "acto de lobos solitarios" que no tiene conexión concreta con el Estado Islámico, según declaraciones a la televisión marroquí 2M recogidas por la agencia de noticias estatal, MAP. "Este crimen no está coordinado con el Estado Islámico. Los lobos solitarios no necesitan permiso de su líder", ha argumentado.

Además, Sabik ha explicado que los sospechosos buscaban cometer un acto criminal con motivaciones extremistas pero no tenían ningún objetivo concreto cuando llegarn a la región de Imlil, donde ocurrieron los hechos.

Desde un primer momento las circunstancias del crimen y las pistas halladas en el lugar apuntaban a un "crimen singular" y por eso se asignó el caso a la Oficina Central de Investigación Judicial, ha indicado Sabik.

De hecho, uno de los cuatro detenidos tiene antecedentes por extremismo y reclutamiento de jóvenes para grupos radicales. Todos ellos tienen un bajo nivel educativo y trabajos informales artesanales en los suburbios de Marrakech, ha explicado. La investigación ha propiciado la detención de nueve personas más y ello ha permitido frustrar otros planes de atentado, según Sabik.

Sabik ha reconocido por otra parte que el regreso de marroquíes integrados en las filas del Estado Islámico en Irak y Siria supone un "desafío" para las fuerzas de seguridad. En concreto ha indicado que hasta 1.692 marroquíes se habrían unido al grupo yihadista y 242 de ellos han sido ya arrestados tras regresar al país.

Los cuerpos de la danesa Louisa Vesterager Jespersen, de 24 años, y la noruega Maren Ueland, de 28, aparecieron en una zona aislada cerca de Imlil. Ambas jóvenes se dirigían al monte Tubkal, la cumbre más alta de Marruecos y un destino popular para los alpinistas.

La Oficina Central de Investigaciones Judiciales de Marruecos, establecida en 2015, ha desarticulado en estos últimos años 57 supuestas células terroristas, entre ellas ocho en 2018. El atentado más reciente, sin embargo, tuvo lugar en abril de 2011, cuando 17 personas murieron por la explosión de una bomba en un restaurante de Marrakech.

Contador