Actualizado 03/11/2014 17:24 CET

Mapa de periodistas asesinados: Más de 700 han muerto desde 1992

Mapa de periodistas asesinados
Foto: EUROPA PRESS

MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Más de 700 periodistas han muerto asesinados de 1992 a 2014 en todo el mundo y el 88 por ciento de estos crímenes han quedado totalmente impunes, según datos desvelados por el Comité de Protección de Periodistas (CPJ), que sitúa a Irak como el país con más reporteros muertos en este periodo, con 104 fallecidos.

   En el año 1992, 30 periodistas murieron asesinados, una cifra ampliamente superada solo dos años más tarde, en 1994, cuando se alcanzó el mayor número de informadores muertos, un total de 58, el peor registro de los 22 años analizados.

   El segundo año con más reporteros fallecidos por esta causa es 2009, cuando murieron 53 periodistas. En 2007, la cifra se situó en 51 informadores asesinados y en 2006 fueron 49. A falta de concluir el año, 2014 contabiliza quince reporteros muertos.

   En el periodo analizado, la cifra total de periodistas muertos por causas violentas --incluidos los asesinados pero los fallecidos en combate y en guerras y en despliegues de riesgo-- se sitúa en 1.081 muertos, siendo 2012 el año con más víctimas mortales, 74, seguido por 2007, con 70 fallecidos. En 2014, el total de reporteros muertos por causas violentas asciende a 41. Irak y Filipinas, con 166 y 77 muertos, respectivamente, son los países con más reporteros fallecidos por estas causas.

221 PERIODISTAS MUERTOS EN GUERRAS

   Del total de periodistas muertos, 221 informadores han fallecido en este periodo cuando trabajaban en una zona de combate o por fuego cruzado. El peor año en este apartado fue 2012, con 26 muertos, seguido de 2013, con 25 fallecidos. En 2014, el número de reporteros muertos en combate se sitúa en 16 fallecidos. Los países más peligrosos para los reporteros de guerra son Irak y Siria, con 55 y 53 muertos, respectivamente.

   Uno de los datos más llamativos del estudio elaborado por el CPJ es la tasa de "impunidad" de los asesinatos de periodistas. Según sus estimaciones, el 88 por ciento de los asesinatos de reporteros han quedado "totalmente impunes", mientras que en el 8 por ciento de los casos ha habido una "justicia parcial" y solo en el 4 por ciento se ha impartido "justicia total".

IRAK, 103 REPORTEROS ASESINADOS

   En clave geográfica, el país con más periodistas asesinados en el periodo analizado es Irak, con 103 fallecidos, seguido por Filipinas, con 75; Argelia, con 58; Colombia, con 41; Somalia, con 36, el mismo número que Rusia; Pakistán, con 32; Brasil y México, con 27; e India, con diez reporteros muertos.

   Nigeria y Perú, con ocho periodistas muertos cada uno, cierran la lista de los 20 países del mundo con más informadores asesinados entre 1992 y 2014. España contabiliza en este periodo la muerte del periodista del diario 'El Mundo' José Luis López de la Calle, asesinado por ETA el 7 de mayo de 2000.

   En cuanto a los temas de los que informaban los asesinados, el 50 por ciento se encargaban de temas políticos, el 31 por ciento hacían noticias sobre corrupción, el 27 por ciento estaba contando guerras y conflictos armados, el 23 por ciento hacía noticias de sucesos y el 18 por ciento sobre Derechos Humanos. En este apartado, los porcentajes superan el 100 por cien porque en algunos casos los reporteros cubrían dos áreas o más.

   En relación a los medios para los que trabajaban, el 59 por ciento de los asesinados informaban para prensa escrita, el 27 por ciento para radios, el 25 por ciento para televisiones y el siete por ciento para medios digitales. Por géneros, el 93 por ciento de los asesinados son hombres y el siete por ciento restante son mujeres.

   En lo que se refiere al origen de los reporteros muertos, el 93 por ciento eran periodistas locales y el resto eran extranjeros. En cuanto a su situación laboral, el 12 por ciento de los muertos eran periodistas freelance y el resto no lo eran.

   El estudio del CPJ pone de manifiesto que en el 33 por ciento de los casos de periodistas asesinados los sospechosos de haber cometido el crimen son grupos políticos. En el 25 por ciento de los casos, los que habrían apretado el gatillo serían responsables gubernamentales y en el 22 por ciento se trataría de individuos no identificados.

   Las víctimas de estos asesinatos, los periodistas y reporteros fallecidos, fueron torturados en un 12 por ciento de los casos, amenazados en un 38 por ciento de los casos y secuestrados en el 22 por ciento de los casos.

Para leer más