Actualizado 23/06/2020 17:14:10 +00:00 CET

Al menos 15 miembros de las fuerzas de seguridad muertos en ataques talibán en el norte de Afganistán

Soldados afganos reciben entretamiento de Estados Unidos
Soldados afganos reciben entretamiento de Estados Unidos - 2017 GETTY IMAGES / ANDREW RENNEISEN - Archivo

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Al menos 15 miembros de las fuerzas de seguridad han muerto en las últimas horas en ataques de los talibán en las provincias de Balj y Kunduz, en el norte de Afganistán, según han informado las autoridades este martes.

En Balj, seis policías murieron y otro más resultó herido en un ataque ocurrido a última hora del lunes en un puesto local en la zona de Piaz Kar, según ha informado el portavoz del gobernador provincial, Munir Ahmad Farhad, que ha asegurado que los talibán también sufrieron bajas, según informa la cadena 1TV.

Por otra parte, en Kunduz, nueve miembros de las fuerzas de seguridad han muerto y tres más han resultado heridos en un enfrentamiento con milicianos talibán en el distrito de Dasht-i-Archi, de acuerdo con el portavoz del gobernador provincial, Esmatulá Muradi.

Estos incidentes han tenido lugar un día después de la muerte de al menos cinco fiscales en un ataque en la capital, Kabul, contra un equipo implicado en el proceso de liberación de presos en el que participan el Gobierno y los talibán.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, ha pedido a los insurgentes que renuncien a la violencia y ha resaltado que los ataques contra civiles "son actos contra la Humanidad y los principios del islam", según ha informado la agencia afgana de noticias Jaama Press.

Sin embargo, el portavoz de los talibán, Zabihulá Muyahid, ha negado cualquier relación con el ataque, perpetrado cerca de la prisión de Bagram, y ha anunciado la apertura de una "investigación exhaustiva" para esclarecer lo sucedido.

"Debe tenerse en cuenta que el proceso de paz tiene muchos enemigos y opositores. Todo el mundo debe ser cauteloso antes estos complots", ha manifestado a través de su cuenta en la red social Twitter.

Por su parte, el representante especial de Estados Unidos para Afganistán, Zalmay Khalilzad, ha condenado el ataque, que ha achacado a "enemigos de la paz", y ha pedido "una investigación completa para hallar a los responsables y llevarles ante la justicia".

"Este ataque subraya lo que todos sabemos. Los saboteadores, tanto internos como extranjeros, están intentando interrumpir y aplazar (el proceso de paz)", ha sostenido a través de Twitter, al tiempo que ha solicitado que "las partes no se vean disuadidas y trabajen para dar los pasos necesarios para iniciar las negociaciones intraafganas".

En este sentido, ha argüido que el objetivo de este proceso sería "poder negociar un alto el fuego exhaustivo y un acuerdo político lo antes posible". "Esto es lo que quiere el pueblo afgano y estamos de su lado", ha remachado Khalilzad.

El Gobierno afgano denunció el lunes que la pasada semana había sido la "más mortífera de los últimos 19 años", con los milicianos talibán perpetrando 422 ataques que han acabado con la vida de 291 agentes de las fuerzas de seguridad afganas, mientras que otros 550 efectivos resultaron heridos.

"El compromiso de los talibán para reducir la violencia carece de significado y sus acciones son inconsistentes con su retórica sobre la paz", subrayó el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Javid Faisal.

El Gobierno afgano y los talibán están inmersos en un proceso de liberación de prisioneros como paso previo al inicio de conversaciones de paz, tal y como preveía el acuerdo de paz firmado el pasado 29 de febrero en Doha entre el Gobierno de Estados Unidos y el movimiento integrista fundado por el mulá Mohamed Omar.

Contador

Para leer más