27 de febrero de 2020
 
Publicado 02/03/2015 19:23:59CET

Al menos 16 muertos en la ofensiva para arrebatar Tikrit al Estado Islámico

Milicianos chiíes progubernamentales en Irak
THAIER AL SUDANI / REUTERS

BAGDAD, 2 Mar. (Reuters/EP) -

Al menos 16 militares y milicianos chiíes han muerto en el marco de la ofensiva lanzada sobre la ciudad de Tikrit, al norte de Bagdad, ahora en manos del Estado Islámico. El objetivo de las fuerzas gubernamentales es expulsar a los yihadistas de la provincia de Salahudín.

El ataque se ha encontrado con una dura resistencia de los milicianos yihadistas, que han tenido meses para fortificar sus posiciones, y han muerto al menos 11 milicianos chiíes y 5 militares, víctimas de disparos de armas de fuego y bombas, según fuentes militares y sanitarias.

Por otra parte, al este de Samarra, un suicida ha detonado un coche bomba contra un convoy de las milicias chiíes. Cuatro milicianos murieron, según fuentes policiales y sanitarias. Otros 30 milicianos han resultado heridos en los combates de Al Dour.

Se trata de la operación militar más importante en la zona desde que el Estado Islámico se hizo con grandes extensiones de territorio en el norte y el oeste del país árabe, en junio del año pasado. El avance llevó a los yihadistas hasta las puertas de Bagdad.

El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, declaró este domingo el inicio de las operaciones militares durante una visita a la ciudad de Samarra, controlada por fuerzas del Ejecutivo y donde se han acumulado miles de efectivos para lanzar la ofensiva.

El ritmo de avance en Salahudín podría afectar a los planes para recuperar Mosul, la ciudad más importante controlada por el Estado Islámico en Irak. La ofensiva para tomar esta última urbe podría comenzar en abril, pero las autoridades iraquíes han rechazado pronunciarse sobre el calendario.

Los combatientes de Estado Islámico controlan varios puntos geográficos en Salahudín, incluida Tikrit, la ciudad del expresidente Sadam Husein, y otras localidades a orillas del río Tigris.

Una fuente del mando militar local ha asegurado que las fuerzas del Gobierno han logrado avanzar hacia el norte desde Samara hacia la localidad de Al Dur, bastión del Estado Islámico, y Tikrit, situada a unos 40 kilómetros al norte de Samarra.

La Fuerza Aérea iraquí ha lanzado ataques para apoyar el avance de las fuerzas terrestres, que están recibiendo refuerzos de tropas y combatientes de milicias chiíes, conocidas como Hasid Shaabi o unidades de Movilización Popular, de la provincia vecina de Diyala.

Las fuerzas de una base militar situada al norte de Tikrit también han bombardeado con artillería las posiciones de Estado Islámico en la ciudad, según ha explicado otra fuente.

Para leer más