Ascienden a ocho los muertos en el atentado suicida en la Universidad de Kabul

Actualizado 19/07/2019 22:49:12 CET

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El balance de víctimas mortales del atentado suicida perpetrado este viernes en la Universidad de Kabul ha ascendido a ocho, según ha confirmado el Ministerio de Sanidad afgano, que ha cifrado en 33 el número de heridos.

El Ministerio de Interior ha detallado que un terrorista suicida se ha inmolado tras hacer estallar el coche bomba cerca de la puerta de acceso sur de las instalaciones, según el diario local 'The Afghanistan Times'.

Fuentes citadas por la cadena de televisión local Tolo TV han indicado que la explosión ha tenido lugar cuando un grupo de estudiantes se encontraba esperando junto a la universidad para asistir a un examen.

El Ministerio ha señalado que las investigaciones preliminares apuntan a los talibán como responsables del ataque, si bien los insurgentes no se han pronunciado por el momento.

La Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) ha resaltado en su cuenta en la red social Twitter que "los ataques deliberados contra instalaciones educativas durante un conflicto armado es un crimen de guerra".

"Los hallazgos iniciales de la UNAMA indican que la Universidad de Kabul era objetivo intencional del ataque de hoy, con ocho civiles muertos y 33 heridos", ha dicho. "La educación de Afganistán no es un objetivo", ha agregado.

El atentado ha sido ejecutado un día después de la muerte de al menos doce personas en un ataque perpetrado por los talibán contra el cuartel general de la Policía en la ciudad de Kandahar, ubicada en el sur del país.

En este sentido, la UNAMA ha manifestado que el ataque "implicó explosiones en una zona residencial, lo que probablemente causaría daños a los civiles, algo que ocurrió".

"Los hallazgos iniciales muestran múltiples víctimas civiles, en su mayoría heridos. Los atentados indiscriminados en zonas civiles deben terminar", ha zanjado la misión de la ONU.

Los talibán llevan meses dialogando con diplomáticos estadounidenses para acordar la retirada de más de 20.000 efectivos de las fuerzas internacionales de Afganistán a cambio de garantías de que el país no será usado como base para ataques terroristas.

Sin embargo, hasta ahora se han negado a negociar directamente con el Gobierno de Ashraf Ghani, al que consideran un "títere" de Occidente. Ante la ausencia de un alto el fuego, los insurgentes mantienen sus ataques y las fuerzas de seguridad continúan con sus operaciones.

Para leer más