Al menos siete civiles muertos y decenas de heridos por nuevos combates en la Cachemira india

Actualizado 15/12/2018 19:53:52 CET

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Al menos siete civiles, un militar y tres rebeldes han muerto, y decenas de civiles han resultado heridos por el fuego cruzado durante un cruento enfrentamiento entre separatistas y el Ejército indio en el sur del estado de Jammu y Cachemira.

Los combates han ocurrido concretamente en la localidad de Sirnoo, provincia de Pulwama, donde presuntamente se ocultaban varios separatistas.

El Ejército decidió lanzar una operación en la zona antes del amanecer con el respaldo de la Policía y de los cuerpos de seguridad fronterizos, lo que desató un enfrentamiento a tiros en el que murieron tres presuntos milicianos separatistas y un militar.

Tras difundirse la noticia de la actuación de las fuerzas de seguridad, una multitud se dirigió hacia el lugar y los militares abrieron fuego, por lo que murieron siete civiles, informa la cadena de televisión NDTV.

Testigos presenciales han asegurado que los fallecidos tenían heridas de bala en la cabeza y el pecho. Además hay varios jóvenes más heridos por fuego de perdigones y fueron trasladados a hospitales de esta región del sur de Cachemira y a la capital, Srinagar.

Posteriormente han estallado disturbios en aldeas vecinas y las autoridades han suspendido los servicios de Internet en la región de Pulwama para evitar la difusión de lo ocurrido.

El Ejército ha lamentado lo ocurrido. "Nuestras condolencias por la desgraciada pérdida de vidas de civiles durante el encuentro de Sirnoo (Pulwama), en el que tres terroristas fueron eliminados, un soldado cayó mártir y muchos otros efectivos de las fuerzas de seguridad resultaron heridos de gravedad", ha apuntado un portavoz.

Los dirigentes separatistas han convocado una huelga general de tres días y los servicios de tren han sido suspendidos.

En Jammu y Cachemira operan grupos separatistas que abogan por la independencia o la unión con Pakistán. Nueva Delhi acusa a Islamabad de patrocinar estas milicias, pero los paquistaníes niegan su implicación en los ataques.