6 de junio de 2020
 
Publicado 10/04/2020 14:58:22 +02:00CET

Michel aplaude el "paquete sin parangón" aprobado por el Eurogrupo y dice que "es un logro significativo"

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel
El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel - Dario Pignatelli/European Counci / DPA

MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha aplaudido el "paquete sin parangón" aprobado por el Eurogrupo para movilizar 540.000 millones de euros en préstamos y poner en marcha a medio plazo un fondo que relance la economía tras la pandemia de coronavirus.

"El acuerdo del Eurogrupo es un logro significativo. Más de 500.000 millones de euros están ahora disponibles para proteger a los países, los trabajadores y las empresas de la UE", ha indicado Michel en un comunicado.

"Con este paquete sin parangón asumimos juntos la carga de la crisis. Este compromiso está destinado a una ayuda rápida orientada", ha sostenido, antes de agregar que intentará hacer avanzar los trabajos en este sentido durante una videoconferencia con los miembros del Consejo Europeo que tendrá lugar el 23 de abril.

En este sentido, Michel ha destacado que "es momento de sentar las bases para una recuperación económica robusta", antes de apuntar que "este plan tiene que relanzar las economías mientras promueve la convergencia económica en la UE"

"El presupuesto de la UE tendrá un papel significativo aquí. Junto con la presidenta de la Comisión (Europea, Ursula von der Leyen), estoy trabajando en un Plan de Ruta y Acción para garantizar el bienestar de todos los europeos y para devolver a la UE a un crecimiento fuerte, sostenible e inclusivo fundamental en una estrategia verde y digital", ha remachado.

Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona lograron el jueves el citado acuerdo, si bien aparcaron los eurobonos que reclaman España, Francia o Italia hasta futuros debates entre los líderes de la UE.

En concreto, el fondo europeo de rescates (MEDE) dará hasta 240.000 millones en líneas de crédito a los Estados miembros, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) movilizará 200.000 millones en préstamos para empresas y el fondo contra el desempleo propuesto por la Comisión Europea pondrá a disposición de los gobiernos europeos otros 100.000 millones.

El Eurogrupo ha logrado este acuerdo sobre la base de un documento previo pactado entre Francia, Alemania, España, Italia y Países Bajos tras horas de contactos para resolver las diferencias sobre las condiciones que estarán vinculadas al acceso a los préstamos del MEDE.

La Haya exigía que estos fondos estuvieran vinculados a la adopción de reformas estructurales para corregir los desequilibrios de déficit y deuda una vez superada la emergencia sanitaria. El texto acordado por los ministros establece finalmente que el único requisito será que estos préstamos se destinen a financiar costes sanitarios relacionados con el Covid-19.

Con respecto al fondo de recuperación, el documento no hace ninguna mención a la emisión de deuda conjunta con la que España, Francia o Italia querían alimentarlo y dice que corresponde a los jefes de Estado y de Gobierno acordar cuestiones como sus fuentes de financiación o su tamaño.

TRES REDES DE SEGURIDAD A CORTO PLAZO

Más allá del fondo de recuperación para el medio plazo, el acuerdo del Eurogrupo sobre medidas a corto plazo se fundamenta en tres pilares y el de mayor tamaño son las líneas de crédito de 240.000 millones que ofrecerá el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) a los gobiernos de la UE.

Los ministros han acordado que cada país que recurra a esta herramienta obtendrá un préstamo equivalente 2% de su PIB, lo que significa que España podría utilizar unos 25.000 millones. Los gobiernos tendrán esta puerta abierta mientras dure la pandemia

El "único requisito" que prevé el documento es que estos préstamos se utilicen para "apoyar la financiación nacional de los costes sanitarios, de tratamiento o de prevención, directos o indirectos, del Covid-19". Tras la pandemia, los países se comprometen a "fortalecer sus fundamentales económicos y financieros" en línea con las reglas fiscales comunitarias.

La segunda red de seguridad son los 200.000 millones de euros que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) pretende canalizar en préstamos a empresas, en especial a pymes, a través de un fondo de garantías de 25.000 millones. El Eurogrupo ha pedido a esta entidad que ponga en marcha esta iniciativa "lo antes posible".

La tercera y última línea de defensa será el fondo temporal de 100.000 millones propuesto por la Comisión Europea para apoyar esquemas nacionales como los ERTE españoles. Los ministros de Finanzas de la eurozona han pedido que se acelere el proceso legislativo para adoptar esta propuesta lo antes posible.

Para leer más