Miles de soldados protegen a los musulmanes en Sri Lanka en el primer rezo del viernes tras los atentados

Sri Lanka.- Miles de soldados protegen a los musulmanes en Sri Lanka en el primer rezo del viernes tras los atentados
REUTERS / DINUKA LIYANAWATTE
Publicado 26/04/2019 12:52:52CET

COLOMBO, 26 Abr. (Reuters/EP) -

Miles de militares de las Fuerzas Armadas ceilandesas se han desplegado este viernes para proteger a los musulmanes que han acudido al rezo del mediodía del viernes, el más importante de la semana y el primero que se celebra desde los atentados en los que varios terroristas islamistas acabaron con la vida de al menos 253 personas en varias iglesias católicas y hoteles de lujo en el Domingo de Resurrección.

Tras escuchar la llamada a la oración, los musulmanes se han encontrado con una imagen poco habitual cuando han llegado a la mezquita de cúpula dorada de Colombo, el despliegue de militares armados con fusiles de asalto junto al templo.

La seguridad se ha reforzado en la principal ciudad del país tras la cadena de atentados perpetrada el 21 de abril. Cerca de 10.000 militares se han desplegado en diferentes puntos del país para proteger los centros religiosos y también para llevar a cabo redadas en busca de implicados en los ataques.

El temor a ataques de represalia por los atentados del Domingo de Resurrección ha llevado a los miembros de comunidades musulmanas a abandonar sus hogares por las amenazas de bomba, las operaciones de seguridad y los cierres de determinadas zonas.

En la mezquita Kollupitiya Jumma Masyid, cientos de fieles han desafiado los llamamientos del Gobierno a permanecer en casa y han acudido a una ceremonia centrada en pedir a los miembros de todas las comunidades religiosas que contribuyan a que la paz siga reinando en Sri Lanka.

"Es una situación muy triste", ha dicho Raees Ulhaq, un trabajador de 28 años de edad, mientras los militares revisaban a las personas presentes y los perros olfateaban en busca de posibles sustancias o artefactos.

"Trabajamos con cristianos, budistas, hindúes. Es una amenaza para todos nosotros lo que han hecho estas pocas personas a este precioso país", ha señalado.

Los atentados del Domingo de Resurrección han conmocionado a un país con una mayoría de población budista y con una situación relativamente tranquila desde el final de la guerra civil hace diez años, que enfrentó a las fuerzas gubernamentales con los separatistas del Movimiento de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE), en su mayoría hindúes.

Sri Lanka cuenta una población de 22 millones de personas, con una mayoría de budistas y con minorías de cristianos, musulmanes e hindúes. Los musulmanes y los cristianos han convivido de manera pacífica durante décadas, ajenos a las tensiones entre grupos religiosos en otros países.

La mayoría de los ceilandeses confían en que los atentados contra iglesias cristianas no den pie a disputas religiosas. "No todos los musulmanes son terroristas", ha explicado Abdul Waheed Mohamed, un ingeniero de 43 años, tras terminar el rezo del viernes. "Todos los días desde la matanza, yo, mi familia y todos estamos rezando a Dios para que nos traiga paz", ha concluido.

Contador

Para leer más