Los militares devuelven al fútbol el estadio nacional de Mogadiscio tras años de ocupación

Estadio Nacional de Mogadiscio
REUTERS / FEISAL OMAR
Actualizado 02/09/2018 8:24:04 CET

MADRID, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Misión de Paz de la Unión Africana en Somalia, la AMISOM, ha entregado oficialmente el estado nacional de la capital, Mogadiscio, a las autoridades somalíes siete años después de que los militares lo emplearan como base de operaciones en su lucha contra el grupo terrorista Al Shabaab, en un paso más para normalizar una ciudad todavía asolada por los atentados.

Según los datos del Comité Deportivo de la capital, el estadio albergó su último partido de fútbol en 2003, en la época más cercana a lo que se entiende por una situación de paz que el país ha conocido en los últimos quince años. En ese momento, Somalia estaba gobernada por un débil gobierno de transición con un mandato extendido.

Tres años después, comenzó una guerra que dura hasta nuestros días: la llamada Unión de Tribunales Islámicos, un grupo que aglutinaba a varias organizaciones extremistas, entre ellas el germen del grupo terrorista Al Shabaab, actual lacra de Somalia, se hizo con el control temporal de la capital.

La expulsión de la Unión de Tribunales Islámicos por los ejércitos de Etiopía y Somalia ni mucho menos puso fin al conflicto. La incapacidad del Gobierno Federal de Transición para controlar la situación en un país donde ni siquiera tenía presencia real (gobernaba, en realidad, desde Kenia), abocó al país al caos absoluto. Durante los últimos 12 años, Mogadiscio ha sido escenario de al menos nueve grandes batallas entre islamistas, señores de la guerra, paramilitares, fuerzas de paz y ejércitos.

El estadio llegó a ser incluso un campo de ejecuciones durante los años que Al Shabaab declaró la prohibición de los eventos deportivos en la capital, entre 2008 y 2011, el año en que la AMISOM recuperó el control de una estructura que era, a todos los efectos, un edificio fantasma, semiderruido.

Este "símbolo nacional", como lo describió en su momento el responsable del Comité Deportivo de la capital, Abdihafid Mohamed, está repleto de agujeros de bala y malas hierbas que han deteriorado su estructura hasta el punto de causar pequeños derrumbes en el interior de sus pasillos.

El presidente de la Federación Somalí de Fútbol, Abdiqani Said Arab, manifestó en diciembre su deseo de que el estadio cumpla lo antes posible la función para la que fue levantado en 1978.

"La situación en el país está cambiando, estamos pasando de la anarquía a la paz y la estabilidad. "Los somalíes tienen derecho a ver a su equipo nacional jugar en casa y tenemos que hacer que eso suceda ahora", ha añadido en declaraciones recogidas por Inside World Football.

Según Voice of America, las tareas de reconstrucción han comenzado este lunes tras una visita del presidente del país, Mohamed Abdulahi 'Farmajo', en la que agradeció a la AMISOM la labor desempeñada durante los últimos siete años. El siguiente paso consiste ahora en albergar el regreso del equipo nacional de fútbol y organizar amistosos en el recinto.