La ministra de Medio Ambiente admite que el Gobierno no estaba preparado para "el despertar de Chile"

Publicado 27/11/2019 12:06:47CET
Sebastián Piñera y su ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt
Sebastián Piñera y su ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt - AGENCIA UNO / SEBASTIAN BELTRAN GAETE

Asegura que no habrá "impunidad" frente a los abusos denunciados y que Chile saldrá de la crisis como "un mejor país"

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Medio Ambiente chilena, Carolina Schmidt, ha reconocido este miércoles que el Gobierno de Sebastián Piñera no estaba preparado para el "despertar" que han supuesto las protestas del último mes, al tiempo que ha insistido en que no habrá impunidad frente a los abusos que hayan podido cometer miembros de las fuerzas de seguridad.

En un acto en Madrid previo a la celebración de la cumbre del clima, Schmidt ha puesto en valor el "modelo de éxito" que ha sido Chile en los últimos años, con el mayor crecimiento en toda la región y con una reducción de la pobreza desde un tercio hasta el 6 por ciento entre 2000 y 2016.

"Lamentablemente este modelo de éxito no llegó por igual a todos los chilenos", ha admitido la ministra, lo que explica el "despertar" que se produjo a partir del 18 de octubre, con protestas desencadenadas por la subida del precio del metro que, según ella, fue "la gota".

"Chile despertó porque la desigualdad es germen de malestar y afecta directamente a la dignidad de las personas" pero "también porque tenemos nuevas generaciones, más educadas, con otros sueños y demandas y, sobre todo, con otras expectativas", ha subrayado.

"No estábamos preparados para esta crisis y hemos cometido errores y lo sentimos profundamente", ha manifestado Schmidt, que sin embargo ha incidido en que "es difícil estar preparado para una crisis de esta magnitud".

Así, ha subrayado que "una gran mayoría de los chilenos despertó de una manera pacífica, pero una minoría lo hizo de manera violenta", lo que se tradujo en la quema de estaciones de metro, incendios masivos y saqueos, "y esto afectó especialmente a la clase media".

NO HABRÁ IMPUNIDAD

Frente a esta situación, la titular de Medio Ambiente ha defendido que "la gran mayoría de las fuerzas del orden actuaron salvando vidas" si bien "ha habido excepciones inaceptables que lamentamos y sobre las cuales no habrá impunidad tal y como ha señalado nuestro presidente".

"Todos los hechos denunciados serán investigados con todo el peso de la ley", ha recalcado la ministra chilena, que ha prometido que el Gobierno no se quedará "de brazos cruzados" ante las denuncias sobre abusos de los Derechos Humanos pero también defenderá "el derecho de los chilenos de ser defendidos".

Por otra parte, Schmidt ha subrayado que "el despertar de Chile ha tenido un coste para todos los chilenos" ya que "se han perdido vidas, se ha dañado bienes y se ha dañado la credibilidad de nuestras fuerzas de seguridad", además de haberse destruido 300.000 empleos.

Otra de las consecuencias de esta crisis ha sido, ha recordado, el que Chile haya tenido que declinar ser anfitrión de la cumbre sobre el cambio climático (COP25), que finalmente se celebrará en España.

Schmidt ha puesto en valor el que el Gobierno "ha sabido escuchar en menos de un mes" y ha llegado a un acuerdo para la elaboración de una nueva Constitución, "una hoja en blanco, una constitución del futuro en la que todas las voces quepan". "Este Gobierno apostó por el diálogo" para "resolver los problemas", ha añadido, asegurando que "Chile no se quiebra, tiene coraje y tiene resiliencia y va a salir como un mejor país".

Contador

Para leer más