Publicado 19/11/2015 07:29CET

La MINUSCA podría retirar a sus 'cascos azules' congoleños de RCA

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Misión de Pacificación de Naciones Unidas en República Centroafricana (MINUSCA) podría retirar de su contingente a cerca de 400 militares de República Democrática del Congo (RDC), después de que varios de ellos hayan sido acusados de violación y abusos sexuales.

"Han llevado a cabo un trabajo ejemplar a nivel securitario", ha explicado una fuente diplomática, que ha apuntado a "problemas de disciplina" y de "mala conducta", según ha informado la emisora Radio France Internationale.

En agosto, tres militares de este contingente con base en Bambari, fueron objeto de una investigación por acusaciones de violación, en medio de múltiples acusaciones contra los 'cascos azules' de estar involucrados en abusos en el país.

Sin embargo, el portavoz del Gobierno de RDC, Lambert Mendé, ha asegurado que las autoridades congoleñas no han sido notificadas de una posible retirada de su contingente en RCA.

"No hemos recibido confirmación sobre estas informaciones. Esperamos ser notificados", ha dicho, apuntando que "las dos veces que se han vertido acusaciones contra nuestro contingente, se demostró que eran falsas".

Así, ha desmentido que sus tropas hayan cometido abusos en RCA, manifestando que "la primera vez, se confundió de forma deliberada Congo con RDC", y que la segunda "las familias desmintieron de forma formal que sus hijas fueran violentadas de aquella manera".

El jefe de las tropas de la ONU en RCA, Babacar Gaye, dimitió en agosto a raíz de las numerosas denuncias que señalan a los 'cascos azules' como responsables de abusos sexuales a menores.

RCA ha experimentado disturbios desde que, en 2013, los rebeldes musulmanes de la milicia Séléka tomaron brevemente el poder en el país de mayoría cristiana. Entregaron el poder a un Gobierno interino, pero todavía controlan franjas en el norte del Estado.

Además, la situación en la capital es tensa después del estallido de violencia registrado el 26 de septiembre tras el asesinato de un taxista musulmán, suceso que derivó en unos enfrentamientos que se han saldado con 77 muertos y más de 400 heridos, así como más de 37.000 desplazados.

Estaba previsto que el país celebrara elecciones presidenciales y parlamentarias el 18 de octubre, consideradas fundamentales para avanzar en el proceso de transición, si bien fueron aplazadas a última hora a causa de la inseguridad y se celebrarán finalmente el 13 de diciembre.

En la actualidad, una autoridad de transición encabezada por la presidenta interina, Catherine Samba-Panza, gobierna el país con el objetivo de organizar las elecciones y restaurar el mandato democrático.