La misión de observación de la ONU para el alto el fuego en Hodeida (Yemen) celebra su primera reunión en la ciudad

Patrick Cammaert, jefe de la misión de observación de la ONU en Hodeida
REUTERS / KHALED ABDULLAH
Publicado 26/12/2018 21:35:56CET

MADRID, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

El jefe de la misión de observación de Naciones Unidas para el alto el fuego en la ciudad yemení de Hodeida, Patrick Cammaert, ha realizado durante la jornada una visita a la ciudad y se ha reunido por primera vez en la localidad.

La misión llegó a la ciudad durante la jornada del domingo para iniciar su evaluación del cese de hostilidades. Durante la jornada se han registrado algunos enfrentamientos esporádicos.

La agencia yemení de noticias SABA, controlada por los rebeldes huthis, ha denunciado la muerte de dos civiles --un padre y un hijo-- en un ataque con artillería por parte de las fuerzas respaldadas por la coalición que lidera Arabia Saudí contra la ciudad.

Cammaert, que ha visitado el puerto de Hodeida --el más importante del país y a través del cual entran a Yemen la mayoría de las importaciones y ayuda humanitaria--, ha hecho un llamamiento a las partes a respetar el alto el fuego.

"Nosotros no podemos resolver su problema, tienen que hacerlo ustedes. Esto significa que nos sentaremos, discutiremos y atravesaremos obstáculos, pero tenemos que avanzar", ha dicho, según imágenes de la reunión difundidas por la cadena de televisión France 24.

Esta visita tiene lugar después de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobara el viernes por unanimidad el despliegue de una avanzadilla de la ONU en Yemen para evaluar de primera mano la situación en un país donde la guerra ha deteriorado una situación crítica hasta el punto de la catástrofe.

El Consejo de Seguridad también ha pedido al secretario general de la ONU, António Guterres, que a final de mes le presente una propuesta para desplegar una misión de observación más completa que contemple la gestión y la inspección de los puertos no solo de Hodeida, sino también de Salif y Ras Issa, así como una mayor presencia de la ONU en la región de Hodeida.

Después de cinco años de guerra, los huthis controlan la mayoría de las zonas pobladas del país, mientras que el Gobierno del presidente Abdo Rabbu Mansur Hadi se sostiene en el reducto de Adén, en el sur, gracias al apoyo militar de Arabia Saudí y sus aliados.

La guerra ha sumido al que ya era el país más pobre del Golfo en la peor crisis humanitaria del mundo. Según la ONU, unas 16.000 personas han muerto y el 80 por ciento de la población depende de la ayuda para sobrevivir.

Contador