Mnangagwa aboga por discutir en público sobre las masacres de Gukurahundi, algo prohibido desde los ochenta en Zimbabue

Zimbabue.- Zimbabue promete exhumar y enterrar a las víctimas de las masacres de Gukurahundi en los ochenta
REUTERS / PHILIMON BULAWAYO - Archivo
Publicado 15/04/2019 13:11:12CET

MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, ha resaltado este lunes que las masacres de las masacres de Gukurahundi, una campaña de represión gubernamental durante los años ochenta, son un tema que puede ser discutido en público y a través de los medios, tras décadas de prohibición.

"Personalmente, no veo nada malo en debatir la cuestión de Gukurahundi en la televisión y los periódicos", ha dicho. "Debatámoslo. Abramos un debate para que, a fin de cuentas, no temamos nada", ha agregado, según el diario local 'The Herald'.

"Es fundamental que tengamos ese debate", ha señalado Mnangagwa, quien ha agregado que "no hay un solo asunto que no pueda ser discutido". "Algunos de los problemas pudieron haberse resuelto hace tiempo", ha resaltado.

Así, se ha mostrado "feliz" porque el Colectivo de Matabelelandia --que agrupa a familiares de las víctimas de las masacres-- se pusiera en contacto con él para abordar el asunto. "Son ciudadanos de este país. Fui allí y descubrí lo desafortunado de que en el pasado no hubiera este diálogo", ha añadido.

La secretaria del Ministerio de Justicia para Asuntos Legales y Parlamentarios, Virginia Mabhiza, desveló el miércoles que Mnangagwa ha prometido facilitar la exhumación de las fosas comunes y el entierro de las víctimas de las masacres.

La campaña arrancó en 1982 y se extendió hasta finales de la década bajo la Presidencia de Robert Mugabe y se saldó con la muerte de entre 10.000 y 20.000 personas. Las víctimas fueron enterradas en numerosas fosas comunes.

"El Gobierno (...) facilitará la emisión de certificados de nacimiento y fallecimiento para las víctimas afectadas por Gukurahundi. El Gobierno facilitará además la exhumación y entierro de las víctimas", dijo Mabhiza.

"Pondremos también en marcha mecanismos de protección para que los afectados por Gukurahundi sean libres de discutir sus experiencias", agregó, antes de reconocer que "algunas personas aún sufren dolores causados durante los disturbios". "El Gobierno facilitará que estas personas reciban tratamiento médico", prometió.

Hasta la fecha no ha habido procesos judiciales en el país contra los responsables de las masacres y las autoridades no han emitido ningún tipo de disculpa oficial. Pese a ello, el Gobierno espera que el anuncio ayude a cerrar parte de las heridas abiertas por las masacres de Gukurahundi.

Contador

Para leer más