Los 'moderados' suecos renuncian a formar gobierno por falta de apoyos parlamentarios

El líder del Partido Moderado de Suecia, Ulf Kristersson
REUTERS / TT NEWS AGENCY
Publicado 14/10/2018 13:25:25CET

ESTOCOLMO, 14 Oct. (Reuters/EP) -

El líder del Partido Moderado de Suecia, Ulf Kristersson, ha renunciado este domingo a formar gobierno porque no ha sumado el apoyo suficiente en el bloque de centro-derecha, de modo que el Parlamento tendrá que encontrar otro candidato a primer ministro.

Suecia sufre una parálisis política desde las elecciones del pasado 9 de septiembre porque ni la Alianza conservadora --liderada por Kristersson-- ni los partidos de centro-derecho ganaron la mayoría necesaria para gobernar y ambos han descartado pactar con Demócratas de Suecia, partido caracterizado por el discurso antiinmigración.

Kristersson recibió el encargo de formar gobierno porque la Alianza sumó un escaño más que el bloque de centro-izquierda que encabeza el Partido Social Demócrata. El sábado anunció que su plan había descarrilado. El líder 'moderado' pretendía escapar de la influencia de sus hasta ahora aliados: democristianos, centristas y liberales.

La determinación de Kristersson a configurar un gobierno sin cuotas no ha gustado a las demás fuerzas. "Todavía queremos un gobierno de coalición, pero necesitamos cooperar para salvar la división política porque, de lo contrario, estaremos entregando el poder a los Demócratas de Suecia", ha alertado la jefa del Partido de Centro, Annie Loof.

Finalmente, este domingo se ha declarado incapaz de cumplir el mandato del Parlamento. "He hecho lo que he podido", ha afirmado. Ahora, el presidente de la sede legislativa tendrá que elegir a otro candidato a primer ministro. Tiene hasta cuatro intentos, contando el fracaso de Kristersson.

El presidente ya ha avanzado que el lunes retomará la ronda de consultas con los partidos políticos. Lo más probable es que sea el turno del primer ministro saliente, el socialdemócrata Stefan Lofven, que tuvo que adelantar los comicios, precisamente, por encontrarse en minoría.

A pesar de este contratiempo, Kristersson no ha perdido la esperanza de ocupar el cargo porque podría volver a recibir el encargo. "Estoy decepcionado (...) pero aún estoy preparado para ser primer ministro y liderar un gobierno de la Alianza", ha subrayado. Si todos los intentos fracasan, los suecos tendrán que volver a las urnas.