Publicado 10/12/2021 20:23CET

Moldavia pide a sus socios que no participen en las "ilegítimas" presidenciales de Transnistria

MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Moldavia ha pedidos a sus socios regionales que se abstengan de participar de cualquier manera en las "ilegítimas" elecciones presidenciales de Transnistria, previstas para este domingo 12 de diciembre.

"Las autoridades de Moldavia consideran las llamadas elecciones presidenciales en la región de Transnistria como "ilegales e nulas", ha remarcado el portavoz de Exteriores, Daniel Voda, a través de su perfil de Facebook.

Ante esta situación, Voda ha informado de que Moldavia se ha puesto en contacto con sus socios regionales "a través de los canales diplomáticos" oportunos para "que se abstengan de enviar a observadores" y participen de cualquier otra manera "en este proceso ilegítimo".

Participar en estas elecciones, señala Voda, supondría "un reto para la soberanía y la integridad territorial de Moldavia" y "mina la resolución del conflicto de Transnistria", territorio reconocido internacionalmente como parte del Estado moldavo.

En las elecciones previstas para este domingo concurren el actual presidente de Transnistria, Vadim Krasnoselski, y Serguéi Pinzar, oriundo de la localidad de Hirtop.

Transnistria es un estado separatista no reconocido ubicado entre el río Dniéster y la frontera entre Moldavia y Ucrania, que actualmente ha logrado situarse fuera del control del Gobierno de Chisinau, adquiriendo atributos propios de un Estado, incluyendo moneda, policía, ejército y servicio postal propios.

Con la caída y la posterior desintegración de la Unión Soviética, y ante la posibilidad de Moldavia acabara siendo parte de Rumanía, varios distritos en la ribera oriental del Dniéster, de población mayoritariamente ruso parlante, proclamaron la República Moldava de Transnistria a principios de 1990.

Moldavia respondió con el envío de tropas en marzo de 1992 a este territorio rebelde, dando origen a un conflicto que se prolongó durante varios meses. Desde entonces se ha mantenido el alto el fuego, pero su estatus político sigue sin resolverse.