Publicado 20/12/2019 03:54CET

Morrison pide perdón por irse de vacaciones a Hawái ante la terrible crisis de incendios forestales que sufre Australia

Incendios forestales en Queensland, Australia.
Incendios forestales en Queensland, Australia. - REUTERS / STRINGER . - Archivo

MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, ha pedido perdón este viernes ante las fuertes críticas vertidas en su contra por irse de vacaciones a Hawái con su familia ante la terrible crisis de incendios forestales y extremas condiciones meteorológicas que atraviesa el país.

"Durante el curso de la semana pasada me he ido con mi familia", ha aseverado el dirigente australiano en un comunicado. "Siento mucho si he ofendido a alguno de los muchos australianos que se han visto afectados por los terribles incendios forestales por irme con mi familia justo en este momento", ha manifestado.

La polémica se ha levantado esta semana tras saberse que Morrison se había desplazado a Hawái a pesar de la situación que se vive en el país, especialmente en el estado de Nueva Gales del Sur, en el suroeste, donde se ha vuelto a declarar el estado de emergencia ante los virulentos incendios forestales registrados desde el pasado mes de octubre.

Asimismo, la oficina del primer ministro también ha sido duramente criticada por evitar confirmar si Morrison se había ido de vacaciones en plena crisis por los incendios. Morrison, por su parte, ha argumentado que, a pesar de estar fuera del país, ha estado "recibiendo informaciones periódicas sobre el avance de la situación".

El primer ministro ha aclarado que "volverá a Sídney tan pronto como sea posible" después de saber que dos bomberos voluntarios han muerto este jueves en un accidente de tráfico cuando se desplazaban hacia una zona situada en los alrededores de la ciudad de Sídney para hacer frente a las llamas.

"Es devastador estar aquí y ver lo que está sucediendo allí, así que me alegro de volver", ha expresado.

El martes, Australia registró la mayor temperatura de su historia al alcanzar los 40,9C de media y supera al anterior registro de 2013, cuando se llegó a los 40,3C, según los resultados de la Oficina de la Meteorología (BoM, según sus siglas en inglés).

Más de 2.000 bomberos están luchando contra un centenar de incendios en condiciones extremas. Aunque la mayoría de focos se concentran en la costa este de Australia, las altas temperaturas han provocado que estos se extiendan a otras partes. En la parte occidental del país, las condicionales meteorológicas han frustrado la amenaza de incendios, según las autoridades.

Los incendios han dejado por el momento seis muertos y 680 hogares destruidos desde que la temporada de incendios comenzara a finales de octubre, un mes antes de lo normal. Cerca de 3 millones de hectáreas de tierra se han visto también afectadas por el fuego.