Muere en una cárcel de Egipto un egipcio-estadounidense en huelga de hambre contra su condena

Publicado 14/01/2020 21:05:32CET
El presidente de Egipto, Abdelfatá al Sisi
El presidente de Egipto, Abdelfatá al Sisi - Bernd von Jutrczenka/dpa - Archivo

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El ciudadano egipcio-estadounidense Mustafá Kassem falleció el lunes en una prisión del país africano tras una huelga de hambre en protesta contra su detención y encarcelamiento, según han confirmado este martes las autoridades.

Kassem, de 54 años y residente en Nueva York, fue detenido en 2013 durante una visita a su familia y acusado de ser un espía y participar en protestas encabezadas por la organización islamista Hermanos Musulmanes, cargos por los que fue condenado a 15 años de cárcel en 2018.

La Fiscalía General de Egipto ha ordenado que se lleve a cabo una autopsia para determinar la causa de la muerte, según ha informado el diario egipcio 'Al Ahram'.

Kassem inició una huelga de hambre en septiembre de 2018 tras ser sentenciado por cargos de asesinato, sabotaje y alteración del orden público, entre otros, por su supuesta participación en las protestas convocadas tras el golpe de Estado que derrocó a Mohamed Mursi.

El subsecretario de Estado estadounidense para Asuntos de Oriente Próximo, David Schenker, ha indicado que la muerte del hombre es "innecesaria, trágica y evitable", al tiempo que ha resaltado que seguirá trasladando a El Cairo "las graves preocupaciones en torno a los Derechos Humanos y los estadounidenses detenidos en Egipto".

La represión de las sentadas en las plazas cairotas de Rabaa al Adawiya y Nahda en protesta por el golpe de Estado contra el entonces presidente electo, el islamista Mohamed Mursi, fallecido el año pasado durante una comparecencia ante un tribunal.

Los asaltos contra las acampadas se saldaron con la muerte de al menos 1.150 personas, según datos de la ONG Human Rights Watch (HRW), si bien el Gobierno solo reconoce alrededor de 900.

El Gobierno de Abdelfatá al Sisi, que accedió al poder tras imponerse sin apenas oposición en las presidenciales celebradas meses después del derrocamiento de Mursi, ha lanzado una campaña contra Hermanos Musulmanes y los grupos revolucionarios que encabezaron las protestas que provocaron la caída del régimen de Hosni Mubarak en 2011.

Las nuevas autoridades declararon a Hermanos Musulmanes como una organización terrorista, incrementando su presión contra el grupo y sus miembros.

Contador

Para leer más