Muere una niña siria a causa de la tormenta de nieve que azota Líbano

Nevadas en Líbano
REUTERS / MOHAMED AZAKIR
Publicado 09/01/2019 18:59:56CET

MADRID, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los equipos de rescate libaneses han hallado este miércoles el cadáver de una niña siria de ocho años dada por desaparecida el martes en medio de la tormenta que azota el país desde hace varios días, que ha dejado además numerosos daños materiales.

Según las informaciones recogidas por el diario local 'El Nashra', el cuerpo ha sido localizado en un campo de limoneros cerca del cauce de un río próximo a la localidad de Minia, situada en la provincia de Líbano Norte.

Durante la jornada, refugiados sirios residentes en un campamento improvisado cerca de Arsal (noreste) han alertado de la situación que atraviesan. "No tenemos combustible. La gente está rasgando la ropa, quemando plásticos y todo lo que encuentran para entrar en calor", ha dicho Abdalá Mokdé.

"Es lo peor que hemos visto en años", ha señalado, antes de recalcar que "las carreteras están bloqueadas". "Hemos llamado a una ambulancia y no ha venido", ha agregado, al tiempo que ha subrayado que "la nieve y el frío no tienen piedad".

Mahmud Hakuk, de 60 años y también residente en el campamento, ha indicado que "jura a Dios no tener lo suficiente para comprar pan". "Necesito una sábana", ha añadido, en declaraciones concedidas a la agencia británica de noticias Reuters.

Las recientes tormentas registradas en Líbano han inundado varios campamentos de refugiados sirios, destrozando tiendas de campaña, colchones y alimentos y aumentando la miseria de una población que hace frente a un duro invierno y muy bajas temperaturas.

Líbano acoge a más de un millón de refugiados sirios que han huido del país desde el estallido de la guerra en 2011, según datos de Naciones Unidas, que destaca que la mayoría de ellos viven en condiciones de pobreza.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha manifestado que las tormentas han inundado totalmente o colapsado 15 asentamientos, mientras que al menos 66 han sufrido un "grave impacto".

Contador