Mueren 37 personas en enfrentamientos intercomunitarios en el noreste de Chad

Publicado 09/08/2019 20:16:50CET
El presidente de Chad, Idriss Deby.
El presidente de Chad, Idriss Deby.TIKSA NEGERI / REUTERS - Archivo

MADRID, 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

Al menos 37 personas han muerto esta semana en el marco de una serie de enfrentamientos intercomunitarios en el noreste de Chad, según ha confirmado este viernes el presidente del país, Idriss Déby.

En un discurso a la nación, Déby ha resaltado que la región de Uadai "nunca había presenciado este tipo de conflictos intercomunitarios" y que en la misma "la cohabitación era ejemplar".

Así, ha denunciado la entrada de armas al país a través de las fronteras con varios países de la región que se encuentran en situación de inestabilidad, entre ellos Libia, Sudán y Nïger.

"El Gobierno ha creado unidades especiales para el desarme. Recuperamos armas, pero (...) poco después entran otras", ha lamentado, al tiempo que ha denunciado que los enfrentamientos intercomunitarios son "azuzados" desde la capital, Yamena, por parte de "políticos".

"Es una guerra total en la que debemos actuar contra los que portan armas y están detrás de la muerte de personas", ha manifestado Déby, según ha recogido el portal local de noticias Alwihda Info.

En este sentido, ha pedido una "sensibilización" por parte de las autoridades "tradicionales" y los periodistas, al tiempo que ha resaltado que la situación es "peligrosa para la unidad nacional, el futuro de Chad y las futuras generaciones".

Varios países de la región han sido escenario de un repunte de los enfrentamientos intercomunitarios en lo que va de año, sucesos que se han saldado con centenares de muertos, según balances oficiales.

Estos enfrentamientos suelen estar motivados por los intentos de robo de ganado y las disputas entre pastores y agricultores en las zonas más fértiles del país, especialmente a causa del aumento de la desertificación y el desplazamiento de poblaciones.

Sin embargo, también se han visto azuzados por grupos islamistas armados que operan en algunos de estos países, entre ellos Malí y Burkina Faso, lo que ha aumentado la virulencia del conflicto.

Contador

Para leer más