La muerte de un niño eleva a ocho los fallecidos en el ataque contra un hospital apoyado por Save the Children en Yemen

Yemen.-Mueren siete personas, entre ellas cuatro niños, en un bombardeo contra u
SAVE THE CHILDREN
Publicado 27/03/2019 20:12:33CET

MADRID, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

El número de muertos a causa del bombardeo ejecutado el martes contra un hospital apoyado por Save the Children en Yemen ha ascendido a ocho, tras el fallecimiento de uno de los niños que resultó herido en el ataque.

"Ya son 5 los niños muertos en el ataque a un hospital apoyado por Save the Children en Yemen. La estructura del edificio está destruida", ha señalado la organización no gubernamental a través de su cuenta en la red social Twitter.

"En el hospital los niños y niñas recibían tratamiento contra la desnutrición. Exigimos que se investigue este ataque contra la infancia", ha agregado Save the Children. Asimismo, ha detallado en un comunicado que la víctima más joven es un niño de 8 años.

La ONG ha señalado que un misil ha impactado en una gasolinera situada cerca de la entrada del hospital Ritaf, ubicado en una zona rural a unos cien kilómetros de la ciudad de Sada (noroeste).

"Las primeras valoraciones muestran que las medicinas y los equipos médicos han quedado dañados o han sido destruidos en el ataque. La farmacia ha quedado destruida, con todas las medicinas dañadas", ha subrayado.

Asimismo, ha apuntado que "el generador del hospital y una ambulancia también han sufrido daños" y ha sostenido que "podría llevar semanas o meses que las instalaciones reanuden sus operaciones normales".

Save the Children ha destacado además que "la seguridad sigue deteriorándose, con aviones sobrevolando la zona de forma regular y la continuación de los bombardeos en los alrededores".

Uno de los trabajadores sanitarios heridos en el ataque ha relatado que "toda la gente gritaba y salió corriendo del hospital". "La estructura del hospital estaba totalmente dañada en su interior. Nuestro colega perdió dos hijos. Resultaron quemados", ha lamentado.

"Resulté herido en la cabeza y sangraba. Corrí lejos del hospital con mi colega a una zona segura pero no pude hallar nada para detener la hemorragia. Fue el momento más difícil de mi vida", ha dicho.

PRINCIPAL INSTALACIÓN MÉDICA EN LA ZONA

El hospital destruido era la principal instalación médica en la zona y daba cobertura a cerca de 5.000 personas. Save the Children ayuda además al centro a dar servicios infantiles y de maternidad, así como atención primaria.

La ONG ha insistido además en que las partes en conflicto sabían que el edificio era un hospital y que las coordenadas de su ubicación fueron incluidas en una lista de objetivos a evitar en los bombardeos, por lo que las partes debían evitarlo en un radio de cien metros.

El subdirector de Save the Children en Yemen, Jason Lee, ha denunciado que "incluso en comunidades erosionadas por cuatro años de guerra implacable, el indignante bombardeo justo enfrente de este hospital ha causado mucho miedo conmoción".

"Mientras continúan los bombardeos en la zona, uno de nuestros equipos sobre el terreno ha dicho que nunca ha tenido tanto miedo en su vida. Este ataque no sólo ha hecho añicos las vidas de los muertos y heridos, sino que podría tener un impacto catastrófico sobre la atención sanitaria a 5.00 personas", ha explicado.

"Las mujeres embarazadas podrían verse forzadas a dar a luz sin una atención que podría salvar la vida de sus hijos. Los niños famélicos podrían quedarse sin tratamiento para su desnutrición severa", ha alertado.

Por ello, Lee ha insistido en que "no puede haber excusa alguna para este acto horrible". "Cinco niños y un trabajador sanitario han muerto en un lugar dedicado a salvar vidas. Debe haber una investigación inmediata y creíble en torno a cómo ocurrió esto y los responsables deben rendir cuentas", ha zanjado.

Contador

Para leer más