Los muertos por los terremotos y el tsunami en Indonesia se disparan a más de 1.200

Actualizado 01/10/2018 20:09:55 CET
409014.1.500.286.20181001111648
Vídeo de la noticia

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

Al menos 1.203 personas han muerto como consecuencia de los terremotos y el posterior tsunami que golpearon el pasado viernes la isla indonesia de Célebes, según el último balance ofrecido este lunes por el Equipo de Acción Rápida (ACT), mientras los supervivientes desesperados intentan huir de la zona más afectada por la tragedia.

"El número de muertos ha alcanzado los 1.203", ha informado el vicepresidente del ACT, Insan Nurrohman, citado por la agencia indonesia Antara. Según ha precisado, el mayor número de víctimas por ahora se ha registrado en el barrio de Petobo, en Palu, "que quedó arrasado y reducido a escombros por el tsunami". En total, aquí se han contabilizado 700 víctimas mortales.

No obstante, Insan ha dejado claro que se teme que el balance de muertos siga aumentando ya que aún hay numerosos desaparecidos, entre ellos 61 extranjeros, y 540 heridos graves que están ingresados en varios hospitales.

Actualmente, según el responsable indonesio, hay 16.732 personas evacuadas en 123 puntos en la ciudad de Palu, así como en los distritos de Donggala, Sigi y Parigi Moutong.

Según el responsable, que ha hablado desde Yakarta, los cortes de las comunicaciones y la electricidad están impidiendo informar sobre el impacto que el terremoto y el tsunami tuvieron en Palu y Donggala, las dos zonas más afectadas.

Un primer terremoto, de magnitud 6 en la escala de Richter, sacudió la zona el viernes a las 16.00 (hora local), con un epicentro cercano a la localidad de Donggala. Un segundo seísmo de magnitud 7,4 golpeó el área de Palu y desencadenó el tsunami, que duró más de media hora y movió olas de hasta seis metros de altura.

Las operaciones de rescate continúan, aunque con el paso de las horas las probabilidades de encontrar supervivientes disminuyen. Este lunes, la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate ha informado que a última hora del domingo se rescató a una mujer que llevaba bajo los escombros de su vivienda desde el viernes en Sigi.

El Gobierno indonesio ha desbloqueado 560.000 millones de rupias (32,3 millones de euros) a petición de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB), que será la encargada de decidir cómo gestionarlos y a qué zonas destinarnos, ha explicado este lunes la ministra de Finanzas, Sri Mulyani, que ha precisado que esta cantidad podría incrementarse de ser necesario.

El presidente de Indonesia, Joko Widodo, ha anunciado este lunes que el país aceptará ayuda a nivel internacional para responder a la tragedia, después de visitar el domingo la zona devastada.

"Esta noche el presidente ha autorizado que se acepte ayuda internacional para las labores urgentes tras el desastre. Estoy ayudando a coordinar dicha ayuda por parte de sectores privados de todo el mundo", ha explicado el presidente de la Junta de Coordinación de Inversiones (BKPM), Thomas Lembong.

SITUACIÓN DESESPERADA DE LOS SUPERVIVIENTES

Entretanto, en la zona afectada por los terremotos y el tsunami la situación es desesperada. Según informa el diario 'Jakarta Post', algunos supervivientes han interceptado camiones con ayuda de emergencia y los han saqueado, ya que llevan varios días sin comer ni beber. Los agentes desplegados en la zona han sido incapaces de contener a la multitud.

Además, durante el fin de semana se han producido algunos saqueos en gasolineras, joyerías y cajeros automáticos por lo que la Policía ha dado órdenes de disparar contra aquellos que lleven a cabo saqueos. "No hay ninguna justificación para saquear, todo el mundo está igualmente afectado por el desastre", denunció el domingo por la noche el ministro de Interior, Tjahjo Kumolo, en declaraciones a Kompass.

Miles de personas se han congregado en el aeropuerto Mutiara Sis Al Jufri de Palu con la esperanza de poder abandonar la isla. Según el diario, llevan desde el sábado en el lugar, bajo un calor asfixiante y sin comida ni agua, acampados en cartones o colchones. Algunos de ellos han ocupado incluso parte de la pista de aterrizaje. Según un responsable del aeropuerto, el domingo por la noche había ya 5.000 personas "y la cifra sigue aumentando".

El comandante del Ejército indonesio, mariscal Hadi Tjahjanto, ha asegurado durante la jornada que el aeropuerto de Palu está bajo control y ha adelantado que se trabaja para evacuar a varios miles de residentes en barco.

"Entre 3.000 y 5.000 personas serán transportadas a bordo de barcos" de la empresa estatal Pelni, ha indicado en Yakarta, al tiempo que ha defendido que los pocos aviones de transporte Hércules de que dispone el Ejército indonesio deben emplearse por ahora a evacuar a los numerosos heridos.

Entretanto, el Ministerio de Energía y Recursos Mineros ha indicado este lunes que el Gobierno quiere restaurar el servicio eléctrico en un plazo de tres días en Palu y Donggala. Según ha explicado el director general de Electricidad del Ministerio, Andy Sommeng, de forma temporal se enviarán generadores portátiles de diésel, ya que cinco de las siete centrales eléctricas de la región se han venido abajo por el terremoto.