Actualizado 22/09/2016 22:10 CET

La mujer del detenido por la explosión de Nueva York regresa a EEUU

NUEVA YORK, 22 Sep. (Reuters/EP) -

La mujer de Ahmad Khan Rahami, el ciudadano estadounidense de origen afgano que ha sido acusado de haber participado en las explosiones que tuvieron lugar el fin de semana en Nueva York y Nueva Jersey, ha regresado a Estados Unidos, según han informado este jueves las autoridades.

Rahami, de 28 años, ha estado detenido en el hospital de Newark, en Nueva Jersey, donde fue ingresado con varias heridas después de haberse enfrentado a las fuerzas de seguridad. El acusado se enfrenta a cargos federales en ambos estados por haber detonado una bomba en el barrio de Chelsea, en Manhattan, donde resultaron heridas 31 personas, y haber colocado una serie de explosivos en Nueva Jersey.

La mujer de Rahami, Asia Bibi Rahami, ha regresado al país y se ha reunido de forma voluntaria con las autoridades policiales. "He cooperado con las fuerzas de seguridad y les he contado todo lo que sé sobre Ahmad Rahami", ha señalado la mujer, que ha solicitado la custodia exclusiva de su hijo.

Hace dos años, Rahami solicitó ayuda a un congresista de Nueva Jersey para obtener su visado y permitir el regreso de su mujer a Estados Unidos desde Pakistán. Según la Fiscalía, las acciones de Rahami, que mostró su indignación hacia la "masacre" de musulmanes llevada a cabo por Estados Unidos en Afganistán, Irak, Siria y Palestina, se vieron motivadas por el grupo terrorista Estado Islámico.

El director de la oficina de abogados de oficio de Nueva York, David Patton, ha solicitado ser el abogado de Rahami y ha denunciado que el acusado aún no ha recibido asistencia legal alguna. La Oficina Federal de Investigación de Estados Unidos (FBI) ha señalado que Rahami fue arrestado por la Policía de Nueva Jersey, bajo cuya jurisdicción sigue detenido.

"El Gobierno está en lo correcto al señalar que el acusado no se encuentra en custodia federal", ha aseverado el juez Gabriel Gorenstein. "Una persona en su situación debe tener la capacidad de pedir un abogado. Si tiene dinero, deben dejarle hablar con un letrado", ha afirmado el profesor de Derecho de la Universidad de Indiana Norman Lefstein.

Para leer más