Netanyahu afirma que Jerusalén ha sido siempre la capital del pueblo judío

Actualizado 18/05/2015 7:54:48 CET
Netanyahu
AMIR COHEN / REUTERS

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha afirmado este domingo que Jerusalén ha sido siempre la capital del pueblo judío durante un acto en el marco de la polémica celebración del Día de Jerusalén, en el que los judíos conmemoran el aniversario de la conquista de Jerusalén Este durante la guerra de 1967.

"Esta es nuestra casa y aquí nos quedaremos", ha señalado, antes de subrayar que Israel garantiza que Jerusalén sea "una ciudad abierta y tolerante", según ha informado el diario israelí 'Haaretz'.

"Sólo bajo el mandato israelí se garantiza la libertad de rezo para todas las religiones en Israel. Los creyentes rezan en sus sitios sagrados, no pese a nuestro control de la ciudad, sino gracias a ello", ha subrayado.

Asimismo, el primer ministro de Israel ha afirmado que su Gobierno "luchará contra la incitación, que surge de la negativa de la vinculación (israelí) con Jerusalén y el patrimonio (judío)".

"¿Quién se opone a nuestra presencia en Jerusalén? Los que se niegan a aceptar nuestro derecho a vivir como una nación soberana en nuestro país. Nos consideran hierba extranjera que debe ser arrancada de esta tierra", ha agregado.

Por su parte, el presidente de Israel, Reuven Rivlin, ha dicho que Jerusalén es "Sión y el sionismo", apuntado además que no sólo pertenece a su historia. "Pertenece ante todo a su pueblo, a sus residentes: seculares, religiosos, árabes y judíos", ha valorado.

"En un Jerusalén unido hay oriente y occidente. No tiene hijastros. Debemos ser honestos con nosotros mismos cuando miramos al enorme golfo entre el oeste y el este de la ciudad", ha manifestado.

"Puede que hayamos unido la ciudad, pero casi no hemos empezado la tarea de lograr su unidad económica y social. Mientras Jerusalén Oeste logra un impresionante progreso y desarrollo, en Jerusalén Este hay negligencia y desesperación", ha lamentado.

La jornada ha estado marcada por los enfrentamientos entre manifestantes árabes y judíos, después de que miles de judíos que portaban banderas israelíes se concentraran en la parte oriental de la ciudad y se dirigieran a la Puerta de Damasco de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

Los judíos han lanzado piedras contra los árabes que contemplaban la marcha y contra los periodistas que cubrían el acto, tal y como ha recogido el diario 'The Jerusalem Post'.

Además, las fuerzas de seguridad han detenido a cuatro musulmanes cerca de la Puerta de Damasco tras el lanzamiento de piedras contra la Policía. Cuatro agentes resultaron heridos.

Desde la Puerta de Damasco, los judíos han marchado por el barrio musulmán hasta la plaza del Muro de las Lamentaciones, donde ha habido bailes y música.

Para leer más