Actualizado 16/05/2021 21:18

Netanyahu defiende como "perfectamente legítimo" el ataque contra el edificio con oficinas de prensa

Bombardeo isarelí sobre la Torre Al Jala, sede de oficinas de la agencia de noticias AP y la televisión Al Yazira en Ciudad de Gaza
Bombardeo isarelí sobre la Torre Al Jala, sede de oficinas de la agencia de noticias AP y la televisión Al Yazira en Ciudad de Gaza - Mohammed Talatene/dpa

WASHINGTON, 16 May. (DPA/EP) -

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha defendido este domingo el ataque de la aviación israelí en el que fue demolida una torre de Gaza de doce alturas sede de varios medios de comunicación internacionales.

En el inmueble había "una oficina de inteligencia de la organización terrorista" Hamás en la que "se preparaban y organizaban atentados terroristas contra civiles israelíes", ha afirmado Netanyahu en declaraciones a la cadena de televisión estadoundiense CBS. "Así que es un objetivo perfectamente legítimo", ha remachado.

El ataque se produjo el sábado tras una comunicación de advertencia dirigida al dueño del edificio y por eso Netanyahu ha subrayado que quienes estaban en ese momento en el edificio fueron alertados antes del ataque. "Estamos atacando a una organización terrorista que está atacando a nuestros civiles y escondiéndose tras ellos, utilizándolos como escudos humanos", ha argumentado.

La Torre Al Yala alojaba delegaciones de la agencia de noticias estadounidense The Associated Press (AP) y de la televisión panárabe qatarí Al Yazira, entre otros medios. El edificio quedó totalmente destruido.

CONDENAS AL ATAQUE

La Asociación de la Prensa Extranjera en Israel y los Territorios Palestinos (FPA, por sus siglas en inglés) ha cuestionado la defensa de la libertad de prensa por parte del Gobierno israelí tras la destrucción del edificio.

"Plantea preguntas muy preocupantes sobre la voluntad de Israel de interferir en la libertad para trabajar de la prensa (...). Israel no ha presentado ninguna prueba que apoye su acusación sobre el uso del edificio por parte de Hamás", argumenta la FPA en un comunicado.

La organización ha informado además de que ha solicitado una reunión con las autoridades israelíes para tratar lo ocurrido y ha recordado que hay 480 periodistas asociados trabajando para medios de comunicación internacionales que respaldan su postura.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) también ha condenado el ataque al edificio y su director ejecutivo, Christian Mihr, ha argumentado que dicho bombardeo no estaría justificado ni siquiera en el caso de que Hamás lo estuviera utilizando. "Declarar objetivos de guerra las oficinas de prensa es un crimen de guerra", ha remachado Mihr en Twitter.

La directora ejecutiva de AP, Sally Buzbee, ha demandado por su parte una investigación independiente sobre el ataque y ha recordado que la agencia tiene su oficina en Gaza en la torre desde hace 15 años sin que jamás tuvieran noticia de la presencia de Hamás en el edificio.

"Estamos en una situación de conflicto. No tomamos partido en ese conflicto. Hemos escuchado decir a los israelíes que tienen pruebas. No sabemos qué pruebas son", ha explicado. "Creemos que lo apropiado en este momento es que haya una mirada independiente sobre lo que ocurrió ayer, una investigación independiente", ha argumentado.

También Al Yazira ha condenado el ataque isarelí, "un claro acto para impedir a los periodistas desarrollar su sagrada tarea de informar al mundo". "Al Yazira promete seguir todas las vías disponibles para que el Gobierno israelí se responsabilice de sus acciones", ha añadido.

Más información