Nueve miembros del Consejo de Seguridad de la ONU piden abordar el informe que acusa a Birmania de genocidio

Campamento de refugiados rohingyas
REUTERS / CLODAGH KILCOYNE
Publicado 17/10/2018 5:49:22CET

NUEVA YORK, 17 Oct. (Reuters/EP) -

Nueve países miembro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas han solicitado este martes una reunión para hablar sobre el informe de la ONU que acusa a los militares de Birmania de genocidio.

La medida se produce mientras la presión global sobre Birmania aumenta para que actúe sobre la rendición de cuentas después de que la represión militar en el estado de Rajine el año pasado provocara que 700.000 rohingya se trasladaran a la frontera con Bangladesh.

La represión se produjo tras los ataques de rohingya contra puestos de seguridad. Birmania ha negado haber cometido atrocidades contra los rohingya, diciendo que sus militares llevaron a cabo acciones justificadas contra los rohingya.

El informe de la investigación de la ONU, publicado en agosto, pidió al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que impusiera un embargo de armas a Birmania, sanciones específicas y que estableciera un tribunal para juzgar a los sospechosos y remitirles al Tribunal Penal Internacional (TPI).

Los diplomáticos afirman que los poderes de veto del consejo de China y Rusia probablemente protegerán a Birmania de cualquier impulso para tomar tales medidas.

Sin embargo, no pueden bloquear la sesión informativa sobre el informe de la ONU, ya que un mínimo de nueve de los 15 miembros del consejo apoyan la medida, que no puede ser vetada. Los diplomáticos señalan que China y Rusia creen que el informe debe ser abordado primero por la Tercera Comisión de la Asamblea General de la ONU, que se ocupa de los Derechos Humanos.

La solicitud para la reunión ha sido firmada por Reino Unido, Francia, Países Bajos, Suecia, Polonia, Kuwait, Costa de Marfil y Estados Unidos.

La investigación de la ONU, establecida por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU con sede en Ginebra, señaló que los militares llevaron a cabo asesinatos en masa y violaciones en grupo de rohingya con "intención genocida".

La Unión Europea está considerando la posibilidad de imponer sanciones comerciales a Birmania por la crisis de los rohingya, lo que podría privar al país de acceso libre de aranceles al mayor bloque comercial del mundo. La UE ya ha impuesto prohibiciones de viaje y congelamiento de activos a varios miembros militares.

Estados Unidos impuso sanciones a cuatro comandantes militares y policiales y dos unidades del Ejército en agosto. Además, se están considerando nuevas sanciones para media docena de otras personas y al menos dos empresas dirigidas por militares, según funcionarios estadounidenses.

Por otra parte, el fiscal del Tribunal Penal Internacional ha comenzado a estudiar las denuncias de deportación forzada de rohingyas a Bangladesh.

Contador