El nuevo Gobierno de unidad palestino jura su cargo tras el respaldo abrumador del Parlamento

Actualizado 17/03/2007 20:08:12 CET

CIUDAD DE GAZA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El nuevo Gobierno de unidad nacional formado por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) y Al Fatá tomó posesión de su cargo esta tarde horas después de que el Parlamento palestino aprobara el nuevo Ejecutivo con 83 votos a favor, tres en contra y la ausencia de los 41 diputados que permanecen detenidos en cárceles israelíes. Israel, por su parte, mostró su rechazo a tratar con el nuevo Ejecutivo, a pesar de la mano tendida por el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas.

Antes de la votación a primera hora de la tarde y el posterior juramento del cargo por parte de los 25 ministros del Ejecutivo ante Abbas, habían intervenido ante el pleno tanto el presidente palestino como el primer ministro, Ismail Haniyeh, quien afirmó que el nuevo Gobierno busca establecer un Estado independiente en las tierras que ocupó Israel tras la guerra de 1967 con Jerusalén como capital.

Asimismo, defendió el derecho de los palestinos a resistirse "por todos los medios, incluida la resistencia popular contra la ocupación" israelí, si bien dijo que el nuevo Gobierno trabajará para ampliar su alto al fuego con Israel. La tregua, negociada a finales de noviembre, se aplica a la Franja de Gaza pero no a Cisjordania.

El programa de Gobierno, definido anoche, contiene un lenguaje más moderado que un borrador publicado la semana. Sin embargo, no cumple todavía con las condiciones establecidas por la comunidad internacional de reconocer explícitamente a Israel y renunciar a la violencia.

No obstante, sí "respeta" los acuerdos internacionales anteriores alcanzados por la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), y establece que las negociaciones de paz sean dirigidas por Abbas. Además, el programa de Gobierno indica que cualquier acuerdo futuro debería ser sometido a un referéndum nacional, lo que parece indicar que Hamas no tendría poder de veto.

La intervención de Abbas, anterior a la del primer ministro, fue mucho más moderada. El presidente palestino afirmó que el pueblo palestino "rechaza la violencia en todas sus formas" y busca una paz incluyente "basada en las negociaciones".

"Los palestinos están extendiendo sus manos a los israelíes para alcanzar la paz, con el fin de que las generaciones venideras tengan la oportunidad de vivir en paz", subrayó. En este sentido, dijo que los palestinos están "dispuestos a reanudar el proceso de paz y las negociaciones entre el Gobierno israelí y la OLP". No obstante, hizo hincapié en que "las colonias, el muro de separación y el asedio de Jerusalén nunca llevarán la paz a la región, o incluso la acercarán". "Estos procedimientos sólo complicarán la cuestión", previno.

RESPUESTA ISRAEL

La respuesta de Israel no esperó ni siquiera a que el Parlamento refrendara al Gobierno. La portavoz del Ejecutivo, Miri Eisin, se apresuró a afirmar tras escuchar a Abbas y Haniyeh que ambos "hablan dos idiomas diferentes" y a asegurar que Israel "no tratará" con este nuevo Gobierno que no le reconoce ni cumple con las condiciones fijadas por la comunidad internacional.

No obstante, dijo que Israel sí está dispuesto a tratar con el presidente palestino con el fin de que "mejore la situación de la población palestina". Por su parte, el viceprimer ministro, Simon Peres, consideró que la comunidad internacional debería mantener su boicot contra el Gobierno palestino. Si éste "no renuncia al terror, no quiere mantener conversaciones de paz, ¿por qué habría que ayudarles?", se preguntó.

Sin embargo no todos en Israel están de acuerdo en rechazar de plano al nuevo Gobierno palestino. El ministro de Ciencia y Cultura, el laborista Ghaleb Majadle, consideró hoy que Israel no debería boicotear a los "pragmáticos" de Al Fatá sólo porque formen parte del Gobierno junto a Hamás. En su opinión, boicotear a los representantes de Al Fatá, algunos de los cuales defienden los Acuerdos de Oslo, no tendrá ningún beneficio para Israel.

Por su parte, el líder del Meretz (izquierda), Yossi Beilin, consideró hoy que Israel debería aprovechar la oportunidad, subrayando que el nuevo gabinete palestino incluye a representantes de casi todos los sectores por lo que podría suponer un "giro" en las relaciones con Israel.

En opinión de Beilin, que hizo estas declaraciones a la radio militar, en lugar de boicotear a la Autoridad Palestina, medida que arrinconaría a Israel como el único país en hacerlo, Israel debería actuar para llegar inmediatamente a un acuerdo con la OLP bajo la dirección de Abbas. Asimismo, propuso conversar con los nuevos ministros no forman parte de Hamás.

NORUEGA RECONOCE AL NUEVO GOBIERNO

Nada más conocerse el resultado de la votación en el Parlamento, el nuevo ministro de Información, Mustafá Barghuti, se apresuró a anunciar que Noruega reconoce al nuevo Ejecutivo y está dispuesta a tratar con él. Desde Oslo, el ministro de Exteriores noruego, Jonas Gahr Stoere, confirmó la noticia, que convierte a Noruega en el primer país en reconocer al nuevo Gobierno palestino.

"Noruega da la bienvenida a la formación del Gobierno de unidad palestino", declaró Gahr Stoere, subrayando que la coalición está "dando pasos importantes para cumplir con las demandas de la comunidad internacional". "Por tanto, sobre esta base, Noruega restablecerá las relaciones políticas y económicas con el Gobierno palestino", añadió.

Asimismo, expresó su confianza en que las autoridades palestinas "cumplan con los acuerdos concluidos previamente, renuncien a la violencia y reconozcan el derecho de Israel a existir". Además, pidió a Israel que "adopte una posición constructiva hacia el Gobierno de unidad, por ejemplo liberando los impuestos palestinos y aumentando la libertad de movimientos de la población palestina".

Por último, el ministro noruego dijo que Oslo tratará con el nuevo Gobierno pero "mantiene sus demandas a Hamás como organización" y pidió al nuevo gabinete que "haga esfuerzos activos" para conseguir la liberación del soldado israelí Gilad Shalit, capturado por milicianos vinculados a Hamás en junio.

Por su parte, el enviado de la ONU para Oriente Próximo, Alvaro de Soto, que estuvo presente en la sesión del Parlamento palestino, consideró que "este es un paso importante en la dirección correcta". "Observaremos con interés para ver cómo se aplica este programa", añadió.