Publicado 17/06/2021 02:08CET

OIM y ACNUR condenan la devolución de 270 migrantes a Libia tras ser rescatados en aguas internacionales

Archivo - Refugiados llegan en un bote inflable de Turquía en la isla griega de Lesbos.
Archivo - Refugiados llegan en un bote inflable de Turquía en la isla griega de Lesbos. - Kay Nietfeld/dpa - Archivo

Las agencias aseveran que no se puede devolver a nadie a Libia, que "no puede considerarse un lugar seguro"

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) han condenado este miércoles la devolución de más de 270 migrantes y refugiados que han sido entregados a la Guardia Costera de Libia por el buque 'Vos Triton', que navegaba bajo la bandera de Gibraltar.

Según han informado las agencias en un comunicado, el buque había rescatado a este grupo en aguas internacionales el lunes 14 de junio en su "intento de llegar a Europa", si bien fueron devueltos el martes 15 por guardacostas libios al puerto principal de Trípoli, donde han sido detenidos.

"Nadie debe ser devuelto a Libia tras ser rescatado en el mar", han recordado el ACNUR y la OIM en un comunicado, en el que han indicado que según el derecho marítimo internacional, "las personas rescatadas deben ser desembarcadas en un lugar seguro".

Las agencias han incidido en que su personal se encuentra en Libia "prestando asistencia humanitaria para salvar vidas", si bien "faltan condiciones previas básicas para garantizar la seguridad y la protección de los migrantes y refugiados rescatados después del desembarco", por lo que "Libia no puede considerarse un lugar seguro".

"En ausencia de mecanismos de desembarco predecibles, los actores marítimos no deberían estar obligados a devolver a los refugiados y migrantes a lugares inseguros", han insistido, para pedir a los Estados que "se coordinen para que los buques mercantes que rescatan a personas en peligro reciban rápidamente el permiso de desembarco en un lugar seguro, para evitar que se pongan vidas en peligro".

En este sentido, han lamentado que los guardacostas libios han devuelto a más de 13.000 personas a Libia este año, superando ya el número de personas interceptadas o rescatadas y desembarcadas en todo 2020, mientras otros cientos han perecido en el mar.

Las continuas salidas de Libia ponen de manifiesto "la necesidad de un mecanismo predecible de rescate y desembarco a lo largo de la ruta del Mediterráneo Central", han subrayado, para demandar este "con efecto inmediato y en pleno cumplimiento de los principios y normas internacionales de Derechos Humanos".

"Los migrantes y refugiados desembarcados en Libia terminan a menudo en condiciones espantosas donde pueden estar expuestos a abusos y extorsiones. Otros desaparecen y están en paradero desconocido, lo que hace temer que algunos puedan haber sido canalizados hacia redes de tráfico de personas", han aseverado.

Por último, han demandado que se ponga fin a las detenciones arbitrarias en Libia, "mediante el establecimiento de un proceso de revisión judicial", y han abogado por alternativas a la detención, "empezando por la liberación inmediata de los más vulnerables".