OIM y Consejo de Europa critican a Bosnia por enviar a un millar de migrantes a un centro saturado

Publicado 17/10/2019 15:51:23CET
Edificio abandonado en la ciudad de Bihac usado por migrantes y refugiados
Edificio abandonado en la ciudad de Bihac usado por migrantes y refugiados - MSF/KAMILA STEPIEN - Archivo

El Consejo de Europa pide a las autoridades de la Federación y de Republica Srpska que asuman la acogida de migrantes

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Consejo de Europa han criticado este jueves a las autoridades de Bosnia y Herzegovina por haber enviado a miles de migrantes y refugiados a un campamento saturado y en el que los desplazados viven en condiciones pésimas de higiene y seguridad.

El centro de Vucjak, situado cerca de la localidad de Bihac, ha sido criticado en reiteradas ocasiones por las agencias de Naciones Unidas por las condiciones "inadecuadas e inapropiadas para el alojamiento de seres humanos". En los últimos días su situación ha empeorado aún más porque la Policía bosnia ha trasladado allí de forma obligada a otros 1.000 migrantes y refugiados.

En un comunicado, el equipo conjunto de Naciones Unidas en Bosnia y Herzegovina ha alertado de los "importantes riesgos sanitarios y de salud" en el centro de Vucjak, un emplazamiento "alejado de los estándares internacionales".

El coordinador subregional de la OIM para los Balcanes, Peter Van Der Auweraert, ha afirmado que el tiempo no se detiene y el invierno con las bajas temperaturas y las nevadas se aproximan. "Con el invierno a la vuelta de la esquina, las condiciones humanitarias de los migrantes en Bosnia y Herzegovina son funestas para todos aquellos que están fuera de los centros oficiales de alojamiento", ha indicado.

Las autoridades locales han señalado que cada noche llegan unas 150 personas a Bihac con el objetivo de afrontar el peligroso cruce de frontera para llegar hasta Croacia. El portavoz de las autoridades locales ha dicho que el traslado forzoso de los migrantes es una medida que tiene como meta "regular, en la medida de lo posible, la vida norma de los ciudadanos e impedir cualquier actividad negativa" como la mendicidad, los robos u otros delitos en inmuebles privados.

El centro de migrantes de Vucjak está situado cerca de varias zonas llenas de minas, con un alto riesgo de fuego y de explosiones por posibles bolsas subterráneas de gas metano, según ha contado la OIM. "Vucjak carece de electricidad, agua corriente y atención médica y tiene pocas instalaciones de saneamiento", ha señalado.

Las agencias de Naciones Unidas han asegurado que es "especialmente alarmante" que el alcalde de Bihac haya anunciado que el Ayuntamiento y la Cruz Roja local dejarán de dar ayuda a los migrantes que han sido trasladados a la fuerza al centro de Vucjak porque la ayuda disponible ya era insuficiente antes del traslado forzoso.

"Esta decisión, si se lleva a cabo junto con la continuación de los esfuerzos de reubicación, pone en riesgo de una posible emergencia humanitaria el centro de Vucjak", ha alertado Naciones Unidas. En su comunicado, los equipos de la ONU han pedido a las autoridades bosnias que identifiquen un centro de alojamiento "alternativo, seguro y acorde con las obligaciones y leyes internacionales, los principios y prácticas humanitarias y con la plena garantía de derechos de los migrantes, refugiados y solicitantes de asilo".

La búsqueda de un nuevo centro para alojar a los migrantes es una medida "crítica" para reducir la presión que viven las comunidades locales obsnias por el creciente número de migrantes, solicitantes de asilo y refugiados", ha señalado.

"La OIM y sus socios están preparados para actuar pero las decisiones políticas sobre el lugar en el que los migrantes pueden ser alojados son una urgente necesidad", ha subrayado el coordinador subregional de la OIM para los Balcanes.

El Consejo de Europa también ha criticado la actuación de las autoridades bosnias por enviar de manera obligada a un millar de migrantes al centro situado junto a la frontera con Croacia.

La comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovic, ha dejado claro en un comunicado que las condiciones en el campamento son "ya deplorables" y, con la llegada del invierno, la situación "solo puede empeorar.

Desde 2018, más de 40.000 migrantes y refugiados han entrado en Bosnia y Herzegovina, de los cuales unos 7.300 se han quedado en la zona de Bihac, en el noroeste del país, para intentar desde allí cruzar la frontera para alcanzar Croacia y seguir su periplo a otros países europeos.

Mijatovic ha emplazado a las autoridades de Bosnia a cumplir sus autoridades y gestionar la inmigración respetando los Derechos Humanos y proporcionando la "ayuda necesaria" a las autoridades locales para afrontar un fenómeno que hasta ahora han abordado "en solitario".

La comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa ha hecho hincapié en la urgencia de que todos los migrantes que están en Vucjak sean realojados en instalaciones que cumplan los estándares internacionales en las dos entidades que componen bosnia: la Federación bosniaca-croata y la Republika Srpska. El territorio gestionado por los serbobosnios se ha negado hasta la fecha a aceptar inmigrantes y refugiados.

Para leer más