Actualizado 11/10/2011 15:56 CET

La ONU advierte del crecimiento del cultivo de opio en Afganistán

KABUL, 11 Oct. (Reuters/EP) -

Las tierras de cultivo de adormideras en Afganistán han crecido un siete por ciento desde 2010, cuando los agricultores intentaron sacar provecho de un alza en los precios del opio causada por una enfermedad sin identificar, según reveló este martes un informe de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC)

Tres provincias en el norte y este del país, que habían sido declaradas 'libres de opio' han vuelto a la producción, según la UNODC. El aumento se produjo a pesar de que se erradicó un 65 por ciento más de cultivos que el año pasado y la erradicación se llevó a cabo en 18 provincias frente a las 11 de hace un año.

El total de área cultivable de Afganistán después de la erradicación se estimaba en 131.000 hectáreas este año, frente a 123.000 del año pasado. La cifra fue aún menor que en 2009 y un tercio más pequeña que el récord de 193.000 hectáreas en 2007, según la agencia de la ONU.

Se estima que el 95 por ciento del cultivo de adormidera se concentra en el sur y el oeste, las zonas más inseguras del país, lo que confirma un "lazo directo" entre el cultivo de opio y la insurgencia talibán, asegura el informe.

Los precios del opio en Afganistán están a más del doble que el pasado año, pues la producción se redujo a la mitad debido a una enfermedad desconocida. La caída de los precios del trigo y el alto coste del opio quizá haya incitado a muchos agricultores a reanudar la producción, ya que embolsarse 10.700 dólares (7.800 euros) por hectárea de adormidera es un gran salto desde los 4.900 dólares (3.600 euros) del año anterior, según el informe.

"Es obvio que los altos precios del opio en 2010 han podido ser uno de los factores que han propiciado el resurgimiento del cultivo de adormideras en las regiones del norte y este del país", señala la UNODC.

Afganistán ha sido por mucho tiempo el principal suministrador mundial de opio y en los últimos años ha producido miles de toneladas más que toda la demanda mundial de la droga.

El tráfico de opio destina a los talibán una cantidad estimada de entre 100 y 400 millones de dólares (entre 74.000 y 295 millones de euros) al año mediante cobros a agricultores y traficantes, señala el informe de la UNODC.