Actualizado 10/12/2011 09:22 CET

La ONU advierte de una posible guerra civil en Siria

Navi Pillay
DENIS BALIBOUSE / REUTERS

MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha advertido nuevamente este viernes de la posibilidad de que Siria se sumerja en una guerra civil, a tenor del creciente número de soldados que desertan del Ejército comandado por el régimen de Bashar al Assad.

Pillay ha denotado que 1.000 de las más de 4.000 personas fallecidas desde que comenzara la represión en marzo son miembros de las fuerzas de seguridad del régimen, según las estimaciones de la ONU. Por esta razón, Pillay ha alertado del hecho de que "haya más y más desertores en el seno de las fuerzas de seguridad" pueda soliviantar "una guerra civil con todas las de la ley".

En una rueda de prensa, Pillay ha insistido en que "estaríamos mejor posicionados si pudiéramos lograr acceder al país para evaluar la situación por nosotros mismos". "Es por esto por lo que creo que tener muchos observadores entrenados en el país nos de una visión apropiada, incluso de las evaluaciones" del propio Al Assad, ha apostillado la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.

Asimismo, Pillay se ha remitido a los resultados esgrimidos por la comisión internacional e independiente que investiga los nueve meses de represión contra los manifestantes prodemocráticos y que fue publicado la semana pasada. El resultante informe, que asegura que las fuerzas de seguridad y el Ejército sirio han cometido crímenes contra la Humanidad contra civiles, basó su estudio en entrevistas a más de 200 víctimas y testigos de violaciones de los derechos fundamentales.

"Me remito a lo que sostuvo la comisión de investigación: que la población está siendo asediada, que la gente puede poner un pie fuera de sus casas porque son disparadas, por lo que se pasan comida de casa en casa a través de cuerdas que conectan ventana con ventana", ha relatado Pillay, según ha recogido la ONU en un comunicado.

A modo de conclusión, Pillay, ha reafirmado que "si (la ONU) consigue acceder (a Siria), presentará al presidente Al Assad (este informe) porque no concuerda con el escenario que él describe". "Alguien está matando a manifestantes inocentes allí y necesitamos dilucidar quién", ha rematado Pillay.

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos comparecerá ante el Consejo de Seguridad de la ONU, en principio, el próximo lunes y a puerta cerrada para hablar de las presuntas violaciones de los Derechos Humanos que está cometiendo en Siria el Gobierno de Al Assad, tal como había solicitado Francia, según ha confirmado este lunes el presidente de turno del Consejo, el ruso Vitaly Churkin.

Al menos 24 sirios han muerto tras los rezos de este viernes a causa de disparos de fuerzas leales al régimen de Al Assad, según un balance de víctimas confirmado por el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, aunque otras fuentes hablan de hasta 37 fallecidos.