La ONU confirma el asesinato de un cooperante en el centro de República Centroafricana

Milicianos antibalaka en Bambari
REUTERS / REUTERS PHOTOGRAPHER - Archivo
Publicado 06/01/2019 15:53:03CET

MADRID, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

La coordinadora humanitaria de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios para República Centroafricana, Najat Rochdi, ha confirmado este domingo el asesinato de un cooperante a manos de unos ladrones que intentaban robar en las instalaciones de la oficina en la ciudad de Batangafo, en el centro norte del país.

El cooperante estaba custodiando la sede y resultó herido de bala cuando intentaba proteger al personal local. A pesar de la ayuda de emergencia, falleció a causa de sus heridas, según un comunicado de la organización.

"Estoy conmocionada y entristecida, consternada y sacudida por este despreciable asesinato, que demuestra una vez más una falta de respeto flagrante por la vida humana y por el trabajo esencial de los trabajadores humanitarios en la República Centroafricana", ha lamentado Rochdi.

"Condeno todos los ataques contra el personal humanitario. ¡Los civiles y los trabajadores humanitarios no son un objetivo! ", ha proclamado la coordinadora que trabaja en uno de los países más peligrosos del mundo para los cooperantes.

En 2018 se registraron 396 incidentes que afectaron directamente al personal y los bienes humanitarios, más de un incidente por día, en comparación con 337 incidentes en 2017. Esto representa un aumento del 17,5%. En 2018, más de 17 locales o almacenes fueron saqueados, 30 vehículos humanitarios han sido robados y 25 organizaciones humanitarias suspendieron temporalmente sus actividades.

El país, mencionado como la crisis más olvidada por OCHA, UNICEF, MercyCorps, Plan International y Cáritas, lleva inmerso en la violencia desde que los rebeldes de Séléka, principalmente musulmanes, derrocaron al presidente en 2013, provocando la emergencia de milicias de autodefensa principalmente cristianas.

Los grupos armados están atacando de forma creciente escuelas, hospitales, mezquitas e iglesias, mientras que los ataques contra trabajadores humanitarios han tenido un impacto en la respuesta humanitaria "falta de fondos de forma crónica", según las ONG.

Contador