La ONU pide a Malaui que libere a dos activistas detenidos por presunta malversación

Publicado 11/07/2019 21:23:35CET
El presidente de Malaui, Arthur Peter Mutharika
El presidente de Malaui, Arthur Peter Mutharika MIKE SEGAR / REUTERS - Archivo

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha pedido a las autoridades de Malaui que liberen a dos activistas que estuvieron detrás de la organización de las recientes protestas contra la reelección del presidente, Pether Mutharika, tras las acusaciones contra ellos por malversación de fondos.

Los detenidos son MacDonald Sembereka y Gift Trapence, miembros del Centro para el Desarrollo del Pueblo (CEDEP), lo que ha provocado que activistas hayan denunciado una "persecución" para silenciar a los críticos con el Gobierno.

Sin embargo, el portavoz de la Policía, James Kadadzera, subrayó el miércoles que ambos han sido detenidos a raíz de una denuncia de una ONG internacional sobre la presunta malversación de fondos por parte de los sospechosos.

Los fondos habrían sido entregados para un proyecto del Programa Conjunto de Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA), según ha informado el diario local 'Nyasa Times'. "ONUSIDA se quejó por la malversación de fondos", agregó Kadadzera.

En respuesta, ONUSIDA ha dicho en un comunicado que "lamenta involucrar de forma innecesaria a las autoridades de Malaui en su disputa con Mango Network" y ha agregado que ambas partes "han alcanzado de forma amistosa una solución al asunto".

"ONUSIDA no ha iniciado acciones legales y cree que no hay necesidad de ello. ONUSIDA pide respetuosamente la liberación inmediata de los dos miembros de Mango Network, Gift Trapence y Macdonald Sembereka", ha manifestado.

Asimismo, ha expresado que "espera continuar su sociedad con organizaciones de la comunidad y la sociedad civil para garantizar que todas las personas afectadas por el VIH tienen acceso a prevención, tratamiento y apoyo social y que sus Derechos Humanos son protegidos".

Mutharika acusó hace escasos días a los activistas pro Derechos Humanos del país de organizar las protestas contra él, que se suceden desde hace alrededor de dos meses.

El Tribunal Constitucional de Malaui rechazó el 21 de junio el intento del presidente de dar carpetazo a los recursos presentados por la oposición por presunto fraude en las elecciones.

Los líderes del Partido del Congreso de Malaui (MCP) y del Movimiento Unido de Transformación (UTM), Lazarus Chakwera y Saulos Chilima, respectivamente, denunciaron los resultados por supuestas irregularidades.

Mutharika se impuso en los comicios con un 38,57 por ciento de los votos, por delante de Chakwera, quien se hizo con un 35,41 por ciento. En tercer lugar quedó el ya exvicepresidente Chilima, con un 20,24 por ciento.

EL CONTEXTO POLÍTICO

Mutharika, un antiguo profesor de Derecho de 78 años, llegó al poder en 2014. Se le atribuye el mérito de mejorar las infraestructuras y reducir la inflación, pero en los últimos tiempos se ha enfrentado a acusaciones de corrupción y de beneficiar a las regiones rurales, donde tiene su nicho electoral.

Malaui se independizó de Reino Unido en 1964 y, después de una primera época de estabilidad económica y social, gracias en parte a las ventas de té y tabaco, su deuda pública se ha disparado y la pobreza se ha profundizado. Las denuncias sobre fraude electoral han desatado protestas en algunos feudos opositores.

De hecho, Chilima anunció en mayo de 2018 que abandonaba el DPP debido al "vergonzoso nivel" de corrupción en el país y prometió abrir investigaciones y acabar con la impunidad en caso de hacerse con la victoria en las urnas.

El país ha sido uno de los más estables políticamente de África y ha tenido gobiernos estables desde su independencia. El sistema de partido único terminó en 1993 y desde entonces se han celebrado elecciones multipartidistas cada cinco años, siendo estas las sextas desde el inicio de dicho periodo.

Contador

Para leer más