ONU reclama que la hambruna en países en guerra sea tratada como "crimen de lesa humanidad" y alerta sobre Yemen

Niños desplazados de Hodeida en Saná
REUTERS / KHALED ABDULLAH - Archivo
Publicado 29/10/2018 13:28:49CET

La relatora especial para el Derecho a la Alimentación aboga por perseguir a quienes bloquean el acceso al agua y la comida como táctica bélica

MADRID, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

La relatora especial de Naciones Unidas para el Derecho a la Alimentación, Hilal Elver, ha abogado este lunes por que la hambruna en países en guerra provocada intencionadamente por los actores de un conflicto sea considerada como un "crimen de lesa humanidad" y sus responsables sean perseguidos, al tiempo que ha alertado sobre la grave situación que está viviendo Yemen, inmerso en la "peor crisis humanitaria del mundo" y a punto de entrar en una situación de hambruna.

En su comparecencia en la Cumbre Parlamentaria contra el Hambre, celebrada en el Senado, en Madrid, Elver ha subrayado que "el mundo tiene que ser consciente de la situación mundial del hambre y la desnutrición" y ha recordado que hay 800 millones de personas que pasan hambre en el mundo, según las estimaciones de Naciones Unidas.

La relatora especial de la ONU ha advertido de que las cifras de la malnutrición a nivel mundial son "más alarmantes que las del hambre" y ha dejado claro que se trata de un problema que se padece en los países del sur pero que también está afectando a los del norte. "El sur global tiene problemas serios pero el norte tampoco es ajeno a los problemas", ha asegurado.

Elver ha asegurado que el área mundial con más problemas de hambre y malnutrición es la de los países en situación de conflicto, en los que 125 millones de personas viven en una situación de seguridad alimentaria, procediendo "entre el 40 y el 50 por ciento" de estas personas de los países en guerra de la región de Oriente Próximo y el África subsahariana.

En este sentido, ha advertido de que los civiles son los que más sufren las crisis alimentarias en las zonas de conflicto y ha dicho que Nigeria, Sudán del Sur, República Democrática del Congo, Yemen y la comunidad rohingya (una minoría musulmana que vive mayoritariamente en el estado birmano de Rajine) están expuestos a "un peligro inminente de hambruna", un problema que afecta singularmente a los niños.

Elver ha asegurado que Yemen será el próximo país que entre en situación de hambruna y ha alertado de la grave situación que vive este país, que padece desde 2015 una guerra entre el movimiento rebelde huthi y las fuerzas gubernamentales yemeníes, apoyadas por una coalición militar liderada por Arabia Saudí.

La relatora especial de Naciones Unidas para el Derecho a la Alimentación ha recalcado que el uso de la hambruna "como herramienta de guerra", basada en el bloqueo del acceso de la población civil al agua y los alimentos, debe ser considerado "un crimen de lesa humanidad" y debe impedirse que haya impunidad con quienes emplean esta táctica en los conflictos. "Hay que hacer que la hambruna sea un crimen de lesa humanidad para poder juzgar a los autores de esa forma de castigar a la población", ha afirmado.

Elver ha asegurado que Yemen representa actualmente "la crisis humanitaria más grave que hay en el mundo", con catorce millones de personas sufriendo hambre e inseguridad alimentaria, y ha advertido de que las próximas generaciones de yemeníes seguirán afrontando estos problemas.

LUCHAR CONTRA EL HAMBRE DESDE EL ENFOQUE DE LOS DDHH

Ante esta situación a nivel global, la relatora de la ONU ha hecho hincapié en que hay que luchar contra el hambre, la inseguridad alimentaria y la hambruna con un enfoque basado "en los Derechos Humanos", en concreto desde la perspectiva del "derecho a la alimentación" y no desde la "caridad" ni la "beneficiencia".

En este sentido, ha defendido la necesidad de impulsar "el desarrollo rural" y de luchar contra el "cambio climático", un fenómeno que considera completamente ligado a la inseguridad alimentaria. "Las políticas tienen que tener en cueta estos dos temas. Si no prestamos atención a una de ellas, la otra quedará coja", ha indicado.

De cara a conseguir el objetivo de eliminar el hambre en el mundo para el año 2030, en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Elver ha afirmado que hay que fomentar "la agricultura sostenible" y que actuar para reducir la desigualdad a nivel internacional. "Mi propuesta es enfrentanos a este problema desde la perspectiva del derecho a la comida"m ha añadido.

"No tenemos que dejar a nadie detrás", ha explicadoo, antes de argumentar que "el derecho a la comida" tiene que ser "un derecho ejecutable", "no solo responsabilidad moral". "Es el derecho a la comida como un derecho legal y hay que implementarlo a nivel nacional", ha señalado.

Por último, Elver ha incidido en que hay garantizar "el acceso a los recursos", una medida clave para poder hacer realidad el "derecho a la comida", y ha abogado por "empoderar a las mujeres" y respaldar a los agricultores para luchar con garantías contra el hambre en el mundo. "Tenemos que enfrentarnos a todo de forma integral", ha concluido.

Contador