La ONU saluda la evacuación de Hodeida por los huthis pero pide respeto estricto al Acuerdo de Estocolmo

Milicianos huthis en Hodeida
REUTERS / ABDULJABBAR ZEYAD
Publicado 30/12/2018 17:39:56CET

NUEVA YORK, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

La ONU ha saludado la evacuación de las milicias huthis de la ciudad de Hodeida, pero ha subrayado que el redespliegue de las fuerzas militares fuera de la ciudad debe realizarse conforme al Acuerdo de Estocolmo, es decir, de forma verificable por el Gobierno yemení y por la propia ONU.

"La aplicación de las medidas de confianza y del Acuerdo deben ser concurrentes. Cualquier redespliegue es solo creíble si todas las partes y Naciones Unidas pueden obervar y verificar que cumple con el Acuerdo de Estocolmo", subraya la ONU en un comunicado.

Además, la ONU ha reprochado a las fuerzas progubernamentales que "la apertura de la autopista Hudaida-Saná como corredor humanitario conforme a lo pactado en la primera reunión del Comité de Coordinación del Redespliegue no ha tenido lugar" el sábado 29 de diciembre tal como estaba previsto.

Por ello, el máximo responsable de la Comisión, el general holandés Patrick Cammaert, ha expresado su "decepción" por esta "oportunidad perdida de generar confianza entre las partes".

Cammaert ha convocado una nueva reunión de la Comisión para el 1 de enero en la que las partes deberán presentar los planes detallados de redespliegue. Además se abordará el mecanismo de enlace, monitorización y coordinación necesario para garantizar el cumplimiento del alto el fuego y lograr un redespliegue creíble.

Los huthis informaron el sábado del inicio de la salida de sus fuerzas militares de Hodeida y aseguraron que esta medida se adoptó conforme a lo estipulado en Estocolmo, entregando el control a la Guardia Costera que custodiaba los puertos antes de la guerra y que estarán bajo supervisión de la ONU.

Sin embargo, la coalición internacional liderada por Arabia Saudí que apoya al Gobierno del presidente Abdo Rabbu Mansur Hadi denuncia que los guardacostas siguen siendo leales a los insurgentes huthis.

Hodeida es la puerta de entrada para la ayuda humanitaria que recibe la maltrecha población civil, yemení que vive una grave crisis humanitaria debido a la guerra. Además era objetivo de toda la ofensiva militar de las fuerzas gubernamentales, pero ambas partes han pactado un alto el fuego para esta ciudad y la apertura de un corredor humanitario entre Hodeida y Saná --ambas controladas por los huthis-- tras unas arduas negociaciones mantenidas en Estocolmo.

Después de cinco años de guerra, los huthis controlan la mayoría de las zonas pobladas del país, mientras que el Gobierno del presidente Hadi se sostiene en el reducto de Adén, en el sur, gracias al apoyo militar de Arabia Saudí y sus aliados.

La guerra ha sumido al que ya era el país más pobre de la región en la peor crisis humanitaria del mundo. Según la ONU, unas 16.000 personas han muerto y el 80 por ciento de la población depende de la ayuda exterior para sobrevivir.

Contador