Actualizado 08/09/2015 15:22 CET

La ONU sitúa en cerca de 8.000 los muertos en el conflicto en el este de Ucrania

Una mujer camina entre los escombros de una casa en Donetsk (Ucrania)
Foto: ALEXANDER ERMOCHENKO / REUTER

GINEBRA, 8 Sep. (Reuters/EP) -  

Cerca de 8.000 personas han muerto en el este de Ucrania desde que estalló el conflicto entre las fuerzas gubernamentales y los separatistas prorrusos, según ha denunciado este martes el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad Al Hussein, que ha presentado el último informe de los observadores de Naciones Unidas en este país.

"Los ataques de artillería contra zonas residenciales de ambos lados de la línea de contacto han llevado a un alarmante incremento en el número de víctimas civiles en los últimos tres meses", ha lamentado Zeid, que ha reclamado "hacer más para proteger a los civiles y para acabar con las hostilidades, conforme al acuerdo de alto el fuego de febrero".

El informe, que cubre el periodo entre el 16 de mayo y el 15 de agosto, destaca que el número de víctimas civiles se ha duplicado en comparación con los tres meses anteriores, con hasta 105 muertos y 308 heridos, en comparación con 60 muertos y 102 heridos entre febrero y mayo.

En total, desde que comenzó el conflicto, un total de al menos 7.962 personas, incluidos civiles, han muerto y al menos 17.811 han resultado heridas, según el Alto Comisionado. Según el comunicado, se trata de una "estimación conservadora y las cifras reales podrían ser considerablemente más altas".

El informe lamenta que la retirada del armamento pesado solo haya sido "parcial" y subraya que la mayoría de las víctimas civiles por disparos de artillería fueron en las zonas controladas por los separatistas prorrusos.

COMBATIENTES EXTRANJEROS

"La situación en Ucrania continuó viéndose afectada por las hostilidades armadas continuadas en algunas zonas de las regiones de Donetsk y Lugansk presuntamente fomentadas por la presencia y continuado flujo de combatientes extranjeros y armamento sofisticado y munición de la Federación Rusa", subraya el informe.

Igualmente, ha mostrado su "preocupación" por el hecho de que Rusia "ha seguido enviado convoyes de camiones blancos sin el pleno consentimiento o inspección de Ucrania, y su destino exacto y contenido no han podido ser verificados".

Además, se critica el Gobierno ucraniano por la Orden Temporal, que restringe la libertad de movimientos y obliga a algunas personas a permanecer en zonas donde están en peligro o a buscar vías alternativas que podrían no estar desminadas.

También documenta casos de asesinatos, secuestros, tortura y malos tratos, violencia sexual, trabajos forzados, peticiones de rescate y extorsión en los territorios controlados por los separatistas prorrusos.

"Unos tres millones de personas se estima que siguen residiendo en los territorios bajo el control de la 'República Popular de Donetsk' y de la 'República Popular de Lugansk' sin protección de las violaciones de los Derechos Humanos y los abusos de los grupos armados y quienes les apoyan", lamenta el informe.

Para leer más