O.Próximo.- El Cairo considera que el asunto de los asentamientos es un riesgo para las negociaciones de paz

Actualizado 24/12/2007 18:38:36 CET

EL CAIRO (EGIPTO), 24 Dic. (EP/AP) -

El ministro de Asuntos Exteriores de Egipto, Ahmed Aboul Gheit, advirtió hoy de que los asentamientos que Israel pretende construir en Jerusalén Este y Cisjordania ponen en riesgo el proceso de paz entre israelíes y palestinos. También el viceprimer ministro palestino y líder de los diputados de Al Fatá en el Parlamento, Azzam al Ahmed, expresó su preocupación por esta iniciativa durante la reunión que mantuvo en El Cairo con el presidente de la Liga Árabe, Amr Moussa.

En un comunicado, el ministro egipcio aseguraba haber mantenido "contactos urgentes" con las autoridades estadounidenses para tratar el tema de las colonias israelíes. Así, les ha alertado de los "peligros que derivan de la continua indiferencia de Israel hacia la oposición del mundo a su política de asentamientos".

En su opinión, la intención de Israel de ampliar la construcción del barrio de Har Homa, en Jerusalén, "arroja densas sombras de sospecha sobre la seriedad de la posición declarada por parte de Israel acerca de su disposición a negociar sin dudas un acuerdo justo con los palestinos" porque "la construcción de asentamientos y la paz se contradicen entre sí y nunca se unirán" e "Israel tiene que hacer su elección".

Por su parte, Al Ahmed, habló de las conversaciones de paz de Oriente Próximo y de las colonias israelíes con el presidente de la Liga Árabe. "Esta política llevará al colapso del proceso de paz (...) y no saldrá nada de las negociaciones de hoy entre israelíes y palestinos", dijo a los periodistas. Por ello, expresó su deseo de que "Israel revoque su política expansionista, de manera que no sea responsable de la obstaculización de todo el proceso de paz".

Los equipos negociadores israelíes y palestinos tiene previsto reunirse hoy para lograr progresos en las conversaciones de paz iniciadas a partir de la conferencia de paz que se celebró a finales del pasado mes de noviembre en Annapolis (Maryland, Estados Unidos).