Actualizado 02/10/2011 08:17

EEUU condiciona la descongelación de los fondos para los palestinos a la revocación de su petición en la ONU

JERUSALÉN, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos ha condicionado a los palestinos la reactivación del fondo de ayuda de unos 200.000 millones de dólares (casi 150.000 millones de euros) a la revocación de su petición para adherirse a la ONU como Estado miembro u observador, según han confirmado responsables políticos norteamericanos.

El congresista estadounidense y representante de los demócratas en el comité de los Asuntos de Oriente Próximo de la Cámara de Representantes, Gary Ackerman, ha afirmado que si los palestinos "están dispuestos a poner su futuro en manos de la ONU, quizás debería pensar en la cantidad de fondos que su s amigos de Naciones Unidas le suministrarán para acompañar la resolución unilateral de la ONU, carente de sentido, que pueden aprobar".

Es más, Ackerman ha asegurado que la consecuencia final podría llevar a un bloqueo definitivo de los fondos estadounidenses dirigidos a la Autoridad Palestina, si bien las autoridades norteamericanas ya habrían paralizado parte de estos fondos desde el pasado mes de agosto, cuando el presidente palestino, Mahmud Abbas, confirmó que comparecería ante la Asamblea General de la ONU.

Miembros del comité del Senado de Asuntos Exteriores han reafirmado este movimiento norteamericano, en respuesta a la iniciativa palestina y desoyendo las advertencias por parte de Israel de que una suspensión de los fondos podría poner en peligro la cooperación en materia de seguridad entre hebreos y palestinos.

De hecho, el director de asuntos gubernamentales del 'lobby' hebreo J Street, Dylan Williams, ha declarado al diario israelí Haaretz, que la retención de este dinero es altamente peligroso, sobre todo, por la manera en la que se ha efectuado, sin notificación previa alguna. Esta medida solo perjudicará a los palestinos moderados y beneficiará al partido-milicia Hamás, ha apostillado Williams.

Por su parte, el Gobierno estadounidense ha esgrimido que el mantenimiento de estos fondos podría obstaculizar la capacidad de la ONU de avanzar en sus intereses en dicha región en un momento tan crítico. Además, congresistas estadounidenses han insistido en que la congelación de estos fondos corresponden a partidas humanitarias y dirigidas a proyectos de infraestructuras.