O.Próximo.- Hamás asegura que una conferencia regional en la que se vean excluidos no traerá la paz a Oriente Próximo

Actualizado 01/08/2007 21:48:42 CET

DAMASCO, 1 Ago. (EP/AP) -

Un alto dirigente de Hamás exiliado en Damasco, Musa Abu Marzuk rechazó hoy que una conferencia regional como la que Estados Unidos pretende auspiciar en otoño para impulsar la paz entre palestinos e israelíes y que no cuente con la presencia del Movimiento de Resistencia Islámico pueda traer la paz a Oriente Próximo.

Marzuk hizo estas declaraciones coincidiendo con la visita a Jerusalén de la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, quien estará a la cabeza de la conferencia regional de paz, prevista para septiembre.

En una entrevista a la agencia AP, Marzuk advirtió de que el intento de impulsar una conferencia que excluya a Hamás fracasará, al tiempo que incidió en que de no llegar a un acuerdo las facciones palestinas --Al Fatá y Hamás-- el aislamiento de la Franja de Gaza, en la que residen más de 1,3 millones de palestinos, alentará una mayor división entre palestinos y el liderazgo que ejerce el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas.

"Si esperan que la paz llegue a través de conferencias que excluyan a Hamás, se equivocan", insistió el 'número dos' del Movimiento de Resistencia Islámico, para quien dichas cumbres "no pueden olvidar el hecho de que Hamás sea más fuerte a nivel callejero" entre los palestinos.

"Creo que es una maniobra publicitaria un encuentro en el que sólo se hable", incidió, por lo que, a su juicio, reconoció que "los palestinos no tienen alternativa salvo la de continuar su resistencia (ya que) todo este debate sobre una conferencia de paz es, en definitiva, inútil".

CRÍTICAS A ABBAS

Por otra parte, el dirigente de Hamás, partido que hace dos meses desbancó a su rival Al Fatá del poder en la Franja de Gaza, acusó a Abbas de "apostar por los americanos e israelíes y de dar la espalda a su propia gente" al rechazar, dijo, todo intento de mediación o encuentro para alcanzar un compromiso los principales partidos palestinos.

"Si Abu Mazen (nombre de guerra de Abbas) persiste en secuestrar la Franja de Gaza aparecerá un problema psicológico para los residentes de Gaza que creo no podrá revertirse", añadió y comparó el cierre de la Franja, cuyos pasos fronterizos se han visto sellados, con la hambruna en Irlanda entre 1845 y 1852 bajo mandato británico.

Lamentó que Abbas creyera que "a través de tales medidas puede eliminar a Hamás de Gaza". "Creo que mediante tales comportamientos, Mahmud Abbas se está alejando de los corazones y mentes de miles de palestinos en Gaza y palestinos en todas partes", valoró.

Asimismo, reiteró que el movimiento islámico no pretende gobernar la Franja en solitario y subrayó como elemento clave el impulso de un diálogo entre Hamás y Al Fatá sobre la creación de un nuevo Ejecutivo de unidad nacional y la reestructuración de las fuerzas de seguridad palestinas para resolver la crisis.

"No queremos crear un Estado en Gaza. Creemos que la Franja de Gaza, Cisjordania y Jerusalén constituyen una entidad geográfica única que debe ser administrada por un Gobierno central acordado entre Al Fatá y Hamás", concluyó.