Actualizado 09/02/2007 00:52 CET

O.Próximo.- Hamás estará al frente de nueve Ministerios, Al Fatá de seis y el resto de formaciones se reparten cuatro

LA MECA (ARABIA SAUDÍ), 8 Feb. (EP/AP) -

Bajo el nuevo acuerdo alcanzado hoy en la ciudad santa de La Meca entre el partido gobernante palestino, Hamás, y el partido afín al presidente palestino, Mahmud Abbas, Al Fatá, --gracias a la mediación que ejerció el rey saudí Abdulá-- establece la formación de un Gobierno de unidad nacional palestino. El reparto de carteras ministeriales, según lo acordado, atribuye nueve Ministerios a Hamás, Al Fatá accede a seis y las otras cuatro carteras se repartirán entre los restantes partidos palestinos.

Según lo acordado, el actual primer ministro palestino, Ismael Haniyeh, permanecerá al frente del Ejecutivo, mientras que el candidato que ostente la cartera del Interior, al frente de las fuerzas de seguridad del Estado, deberá ocuparla un candidato independiente cuyo nombramiento deberá ser ratificado por Abbas, propuesto por Haniyeh.

Asimismo, las carteras de Asuntos Exteriores y de Planificación deberán ser ocupadas por candidatos independientes no vinculados a ninguna de las principales formaciones políticas.

"Hay detalles que tienen que precisarse después de este acuerdo, incluido el ministro del Interior y la presentación del acuerdo a la comunidad internacional", explicó por su parte Abdel Rahman Zaydan, de la delegación de Hamás en la negociación. "Los saudíes participarán es dichos esfuerzos", en alusión a la futura consolidación de los detalles que sellen de forma definitiva el acuerdo alcanzado hoy auspiciado por Arabia Saudí.

El reino saudí ha prometido una partida de 1.000 millones de dólares en concepto de ayuda a los palestinos, según anunció el asesor político de Haniyeh, Ahmed Youssef, desde Gaza.

Por su parte, Abbas pidió al ministro de Asuntos Exteriores saudí, el príncipe Saud al Faisal, determinar si Estados Unidos aceptará la denominación contenida en el acuerdo que postula el "respeto a los acuerdos", en alusión a uno de los puntos consensuados hoy por el que el nuevo Ejecutivo acepta los acuerdos suscritos previamente entre la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y el Estado hebreo, según admitió un miembro de la delegación negociadora de Al Fatá bajo condición de anonimato.

Desde Washington, el portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Tom Casey, subrayó la necesidad de ver el acuerdo en su totalidad. "Veremos cómo queda el acuerdo final y a partir de ahí lo evaluaremos", incidió en alusión al cumplimiento de las tres condiciones que exige Israel: el reconocimiento del Estado israelí, la renuncia de la violencia y la aceptación de los acuerdos previamente firmados por parte del nuevo Ejecutivo palestino.