Actualizado 21/11/2012 02:43 CET

O.Próximo.- Israel bombardea el edificio en el que está la sede de AFP en la Franja de Gaza sin causar víctimas

JERUSALÉN, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un misil israelí ha impactado este martes en el edificio en el que se encuentran las oficinas de la agencia de noticias francesa AFP en la torre Al Shurouq, en Ciudad de Gaza, según han informado periodistas de dicho medio a través de sus cuentas en la red social de microbbloging Twitter.

"El edificio en el que están las oficinas de AFP en Gaza ha sido bombardeado en lo que parece un ataque israelí. Afortunadamente, el personal está a salvo, yo incluida", ha 'twiteado' la periodista Sara Hussein.

Poco después, el Ejército israelí ha confirmado a través de su cuenta oficial en Twitter el bombardeo, justificándolo por la presunta presencia de un centro de operaciones del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) en el mismo.

"Hace pocos minutos, hemos bombardeado quirúrgicamente un centro de operaciones de Inteligencia de Hamás en el séptimo piso de un edificio utilizado por los medios en Gaza. Impacto directo confirmado", han indicado las Fuerzas Armadas.

Posteriormente, ha emitido una advertencia a los periodistas presentes en la Franja de Gaza. "Permaneced lejos de los operativos e instalaciones de Hamás. Hamás, un grupo terrorista, os usará como escudos humanos", ha manifestado.

A primera hora de la madrugada, un segundo ataque con misiles ha hecho blanco justo detrás de la torre Al Shorouq, provocando la rotura de cristales de la sede de prensa de AFP, según han recogido varios medios. De nuevo, Hussein ha confirmado que todo el personal de la agencia "se encuentra bien".

Durante la jornada del martes, un total de tres periodistas palestinos han fallecido a consecuencia de los bombardeos de Israel contra el enclave. Todos ellos han muerto tras impactar los misiles contra los vehículos en los que viajaban.

Dos de los fallecidos, Mahmud al Koumi y Husam Salameh, trabajaban como cámaras para el canal Al Aqsa TV y viajaban en un vehículo marcado con el logotipo de la cadena. En el ataque han resultado heridas otras dos personas, según fuentes médicas palestinas.

En un segundo ataque ha fallecido el director de la Radio Educativa Al Quds, Muhamad Abu Hisha, cuyo vehículo ha sido alcanzado en Deir al Balah, tal y como ha recogido la agencia palestina de noticias Maan.

Tras los ataques, Hamás ha acusado a Israel de intentar suprimir la cobertura de la ofensiva aérea lanzada contra el enclave. "Los agresores israelíes quieren cortar las imágenes y silenciar la voz del valiente pueblo de Gaza. El periodismo en Gaza juega un papel importante y efectivo a la hora de mostrar los crímenes del enemigo al mundo", ha dicho el portavoz de Hamás, Fawzi Barhum.

BOMBARDEOS CONTRA LA PRENSA

Estos no son los primeros ataques contra edificios y personal de prensa desde el inicio de la ofensiva israelí. El domingo, Tel Aviv bombardeó dos edificios en los que se encuentran las sedes de diversos medios, causando heridas a seis periodistas, uno de los cuales ha sufrido la amputación de una pierna a causa de las heridas.

El complejo bombardeado, conocido como las torres Al Shawa, alberga las oficinas de varios medios de comunicación palestinos y extranjeros con base en la Franja de Gaza.

El lunes, aviones de guerra israelí dispararon varios misiles contra este mismo complejo, hiriendo a dos periodistas: un cámara de la cadena emiratí Al Arabiya y un periodista de la cadena Al Quds TV. En este caso, Israel argumentó que el objetivo era el jefe de comunicación del brazo armado de Yihad Islámica, que se encontraba en el edificio.

Además, el portavoz del Gobierno israelí, Mark Regev, argumentó que no se puede tratar a los periodistas de Al Aqsa TV como "periodistas legítimos", un apelativo que, a su juicio, sí merecen los periodistas de la cadena británica BBC o la cadena qatarí Al Yazira. Israel considera a Al Quds como parte del entramado de comunicación de Hamás, por lo que consideran justificados los ataques contra sus miembros.

A estas víctimas hay que sumar al hijo de once meses de Jihad Misharawi, un periodista de la servicio en árabe de la BBC, que falleció el pasado miércoles en una de las ofensivas aéreas acometidas por Israel contra un barrio gazací.

REACCIONES INTERNACIONALES

Sin embargo, las justificaciones han sido recibidas con frialdad por las organizaciones internacionales de prensa. Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha recordado que "los ataques contra objetivos civiles suponen un crimen de guerra y una violación grave de las Convenciones de Ginebra" y ha pedido que "los responsables sean identificados".

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) ha subrayado que "Israel ha de respetar sus obligaciones bajo el Derecho Internacional y detener inmediatamente sus ataques contra las oficinas de prensa". "Las autoridades saben que esos edificios son base de muchas organizaciones periodísticas, cuyos empleados son civiles protegidos por el Derecho Internacional", ha agregado.

Por su parte, la Federación Internacional de Periodistas (FIP) ha exigido a la comunidad internacional que investigue los ataques "deliberados" de Israel contra edificios de medios de comunicación en la Franja de Gaza.

El presidente de la federación, Jim Boumelha, pidió el lunes a Naciones Unidas una "investigación en profundidad" de los ataques y ha exigido que se tomen medidas contra el Gobierno de Israel.

"La comunidad internacional debe responder inmediatamente contra este atropello", resaltó Boumelha, quien recordó que Naciones Unidas ha defendido en distintas ocasiones los derechos de los periodistas en zonas de conflicto.