Oxfam alerta de que la violencia electoral en RDC podría complicar la respuesta frente al ébola

Trabajador sanitario con un niño posiblemente enfermo de ébola
REUTERS / GORAN TOMASEVIC
Publicado 12/12/2018 15:12:47CET

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

El número de casos de ébola en el este de República Democrática del Congo (RDC), en el que es ya el peor brote en el país y el segundo a nivel mundial, ha superado ya los 500 y la proximidad de las elecciones presidenciales, el próximo 23 de diciembre, hace temer un incremento de la inseguridad y una mayor propagación del virus.

Según el último balance del Ministerio de Salud congoleño, se han contabilizado ya 500 casos, de los que 452 han sido confirmados, y 289 muertes, de las que 241 están confirmadas, mientras que otras 172 han conseguido superar el mortífero virus. Desde agosto, cuando comenzó el brote, se ha vacunado a casi 44.500 personas contra el ébola.

Pese a ello y a los esfuerzos de las autoridades congoleñas y las organizaciones humanitarias, el virus no ha podido ser contenido, en buena medida por la inseguridad imperante en la región de Kivu Norte, donde operan varios grupos armados y se han producido numerosos ataques, pero también por la desconfianza de la población local.

"RDC está luchando para mantener el ébola bajo control", ha subrayado ek director de Oxfam en el país, Chals Wontewe. "Los casos están aumentando a un ritmo muy rápido y el virus sigue propagándose", ha lamentado.

"Aunque el brote aún está lejos de la escala de la epidemia de África Occidental, estamos operando en un entorno extremadamente complejo y nos enfrentamos a una amenaza muy real de más violencia e inestabilidad de cara a las elecciones", ha advertido Wontewe.

El responsable de Oxfam ha prevenido que la respuesta frente al ébola "podría verse ralentizada o incluso suspendida". "Cada vez que esto ha ocurrido antes el virus se ha propagado aún más", ha denunciado en un comunicado.

En este sentido, Wontewe ha sostenido que "se debe permitir que las elecciones transcurran de forma pacífica y que todos los candidatos y sus partidarios pongan el bienestar de los congoleños primero, si queremos tener alguna esperanza de acabar con el brote de ébola y el tremendo sufrimiento al que llevan enfrentándose los congoleños desde hace décadas".

UN TERCIO SON NIÑOS

Este martes, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) denunció que los niños representan más de un tercio de los casos de ébola detectados en este brote y recordó que este tipo de pacientes tienen un mayor riesgo de mortalidad que los adultos.

La directora de UNICEF para la región, Marie-Pierre Poirier, reconoció que la organización está "muy preocupada" por el número creciente de casos confirmados en niños. Uno de cada diez pacientes del brote, que se ha cobrado ya unas 270 víctimas mortales, tiene menos de cinco años.

"Los niños que han recibido un diagnóstico temprano de ébola y acceden al tratamiento en un centro de salud especializado, tienen mayores posibilidades de supervivencia", subrayó Poirier, apelando a la movilización de las comunidades y al desarrollo de actividades de "concienciación".

Además, UNICEF recordó que el impacto en los niños de un brote de este calibre trasciende a la salud, en la medida en que el ingreso o fallecimiento de los padres y cuidadores deja a algunos menores solos y sin atención. Hasta el momento, UNICEF y sus aliados han identificado más de 400 niños que han quedado huérfanos o sin la compañía de sus cuidadores debido al virus.