Los países del Este tumban el objetivo de la UE de reducir a cero las emisiones de CO2 en 2050

Actualizado 20/06/2019 23:59:19 CET

BRUSELAS, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los líderes de la Unión Europea han vuelto ha fracasar en su intento para fijar el año 2050 como plazo para lograr que el bloque alcance la neutralidad climática debido a la oposición de Hungría, Polonia, República Checa y, en cierta medida, Estonia, por lo que la referencia ha sido incluida en un pie de página apoyado por una "amplia mayoría" de países.

Budapest, Varsovia, Praga y Tallin se han opuesto a incluir esta meta a mitad de siglo en el texto de conclusiones, que debe ser aprobado por unanimidad, porque consideran que dicha transición supondrá demasiados costes económicos, provocará el cierre de muchas fábricas y la pérdida de muchos empleos y la UE perderá competitividad.

España ha sido uno de los países más ambiciosos en este debate que fuentes de Moncloa han calificado de "muy denso". "Queríamos el 2050 como fecha de referencia", han afirmado las mismas fuentes, que consideraban que era el momento de comprometerse con este plazo para que la UE se situara a la cabeza de la lucha contra el cambio climático.

Francia, otro de los Estados que más ha impulsado por un acuerdo que incluyera la meta de 2050, ha señalado que el resultado final es "positivo" porque en las últimas semanas se ha conseguido que 24 capitales se adhieran a dicha meta, han remarcado fuentes del Elíseo.

Finalmente, los Veintiocho han eliminado la referencia del año 2050 en el texto en el que se comprometen a impulsar una transición hacia la neutralidad climática que "preserve la competitividad europea, sea justa y socialmente equilibrada y tenga en cuenta las circunstancias nacionales de los Estados miembros y respete su derecho a decidir su propia política energética" mientras adoptan medidas para cumplir las metas fijadas para 2030.

Además, los líderes han prometido que finalizarán antes de que acabe el año sus orientaciones sobre la hoja de ruta de la UE en materia climática a largo plazo y que acelerarán la movilización de fondos públicos y privados para financiar acciones para combatir el cambio climático.

Organizaciones medioambientales han reaccionado poco después de conocerse la noticia. Greenpeace, por ejemplo, ha pedido en la red social Twitter la convocatoria de una cumbre de líderes "de emergencia" para intentar lograr el consenso entre las capitales europeas antes de la "crucial" reunión de Naciones Unidas en Septiembre.

"Tienen que arreglarlo en otro Consejo europeo de cara a la cumbre de la ONU en Septiembre. Si no, la UE pasará de líder a perdedor en cuanto a protección climática", ha advertido Climate Action Network Europe en un mensaje compartido en la misma red social.