Actualizado 01/09/2016 18:27 CET

Pakistán dice haber frenado la expansión de Estado Islámico al país con 300 arrestos

RAWALPINDI (PAKISTÁN), 1 Sep. (Reuters/EP) -

El Ejército de Pakistán ha asegurado este jueves que ha frenado los intentos de expansión al país por parte de Estado Islámico, arrestando a más de 300 personas, entre ellas algunos sirios, que estaban implicadas en planear ataques contra objetivos gubernamentales, diplomáticos y civiles.

Los comentarios son un raro reconocimiento por parte de un alto cargo paquistaní de que Estado Islámico, que tiene su base principal en Siria e Irak, ha tenido una presencia activa en un país que ya a acoge a un abanico de grupos que incluyen a los talibán afganos y paquistaníes, Al Qaeda y la Red Haqqani.

El teniente general Asim Bajwa, principal portavoz del Ejército, también ha rechazado las quejas de Estados Unidos de que no está actuando contra la Red Haqqani, organización sospechosa de estar detrás de atentados suicidas en Kabul, afirmando que Pakistán lleva a cabo una "operación indiscriminada" contra los milicianos.

Las autoridades paquistaníes han detenido hasta ahora a 309 personas relacionadas con Estado Islámico en su territorio, ha indicado. Algunos estaban implicados en ataques a medios, incluidos los ataques con granada contra las cadenas ARY TV News y Din News en el último año en los que cinco personas resultaron heridas. También había ataques planeados contra una amplia variedad de objetivos, ha añadido.

"Han intentado entrar y no lo han conseguido y han sido detenidos hasta ahora", ha señalado Bajwa. La mayoría de los capturados eran yihadistas establecidos en Pakistán que habían cambiado su lealtad a Estado Islámico, pero unos 25 eran extranjeros, incluidos afganos y algunos sirios, ha precisado.

Según Bajwa, se ha detenido a todos los integrantes de un núcleo duro de unos 20 organizadores, "salvo a uno, que estoy seguro de que no está en Pakistán".

El portavoz ha señalado que los combatientes de Estado Islámico siguen estando presentes en las provincias afganas de Nangarhar, Jost y Kunar, que se encuentran en la frontera con Pakistán. El líder de la organización terrorista para Afganistán y Pakistán, Hafiz Said Jan, murió el mes pasado en un bombardeo de un drone estadounidense en el este de Afganistán.

Asimismo, ha rechazado los temores de Estados Unidos de que Pakistán ha estado atacando de forma selectiva a los grupos islamistas en su suelo. "No hay un concepto de talibán bueno o malo", ha sostenido.

"Los terroristas de todas las organizaciones, incluidos los Haqqani, incluidos los talibán afganos, han sido abatidos y algunos han sido detenidos (...) así que si dices que sabes que no se han emprendido acciones o que no se están emprendiendo eso es equivocado", ha afirmado.

Para leer más