Actualizado 28/06/2007 12:14 CET

Pakistán.- Tres presuntos extremistas mueren tras explotarles una bomba que estaban colocando

MIRAN SHAH (PAKISTÁN), 28 Jun. (EP/AP) -

Tres presuntos extremistas islámicos murieron hoy cuando una bomba que ellos mismos estaban colocando en una calle cerca de Datta Khel en Waziristan Norte, les explotó antes de tiempo. Un funcionario de inteligencia acusó a los hombres de colocar la bomba para atacar un convoy militar que debía pasar por esa calle.

La explosión fue otro signo de que la muy criticada paz alcanzada el año pasado entre el gobierno y los militantes de Waziristan Norte está a punto de romperse. El 19 de junio, unos misiles lanzados presuntamente desde territorio afgano mataron a cerca de 30 militantes cerca de Datta Khel, entre los que se encontraban más de una decena de uzbecos, chechenos y árabes, según fuentes oficiales confirmadas por los residentes de la zona. Cuatro días después, una bomba en una cuneta mató a cuatro soldados cerca de Mir Ali, otra ciudad en Waziristan Norte.

Waziristan Norte es una de las áreas tribales que colindan con la frontera con Afganistán donde los militantes pro talibanes han establecido un estrecho control. Oficiales de Estados Unidos expresaron hoy su preocupación por que Al Qaeda esté intentando reestablecer una estructura de comandos en la región, que consideran desde hace mucho como un posible escondite de los jefes de Al Qaeda, Usama bin Laden y Ayman al Zawahri.

Debido al acuerdo de paz suscrito el año pasado, el Ejército paquistaní redujo sus operaciones a cambio de que los líderes tribales expulsasen a los militantes extranjeros y organizasen una prevención contra incursiones fronterizas en Afganistán. Aun así, Estados Unidos y fuentes oficiales de Afganistán creen que el acuerdo, junto con otros pactos similares, permitieron a los militantes operar con mayor libertad y extender su influencia en una extensa zona.

El presidente paquistaní, el general Pervez Musharraf, advirtió hoy a los jefes tribales en un encuentro en Peshawar que el fallo en el cumplimiento de los acuerdos podría retrasar los planes de ayuda para el desarrollo en la región. "Los terroristas extranjeros son la mayor amenaza de nuestro país por lo que deben ser expulsados", indicó Musharraf, según los medios de comunicación oficiales de Pakistán.