Actualizado 27/02/2006 07:02 CET

El Papa condena la violencia en Irak y Nigeria y afirma que Dios castigará a quien derrama sangre en su nombre

CIUDAD DEL VATICANO, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Papa Benedicto XVI se refirió el domingo a la oleada de "trágica violencia" que han azotado Irak y Nigeria en las últimas jornadas y afirmó que "Dios castigará a quien derrama la sangre en su nombre".

El Pontífice dijo en la Ciudad del Vaticano que "Dios, creador y padre de todos, pedirá cuentas a quien derrama la sangre del hermano en su nombre", en alusión a la violencia que se ha vivido en Irak y Nigeria.

Asimismo, Benedicto XVI expresó su "firma condena" a quien es capaz "de destruir lugares sagrados", en referencia al atentado contra la Mezquita Dorada de Samarra, en Irak.

"Continúan en Irak las noticias de trágica violencia. Son acciones que alimentan el odio y obstaculizan las ya de por sí difíciles tareas de reconstrucción del país", comentó el Papa en la Plaza de San Pedro.

"En Nigeria se han producido durante varias jornadas enfrentamientos entre cristianos y musulmanes, con muchas víctimas y destrucciones de iglesias y mezquitas", recordó antes de condenar estas acciones.

Según el Pontífice, "los frutos de la Fe en Dios no se basan en devastar antagonismos" y pidió "un mayor espíritu de de fraternidad y colaboración por el bien de todos".