Publicado 01/03/2021 10:58CET

La pareja sentimental de Jashogi dice que el príncipe heredero de Arabia Saudí debe ser "castigado sin demora"

Archivo - Hatice Cengiz, pareja sentimental del periodista Yamal Jashogi en el momento de su asesinato en 2018 en el interior del consulado de Arabia Saudí en la ciudad turca de Estambul
Archivo - Hatice Cengiz, pareja sentimental del periodista Yamal Jashogi en el momento de su asesinato en 2018 en el interior del consulado de Arabia Saudí en la ciudad turca de Estambul - Christiane Oelrich/dpa - Archivo

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Hatice Cengiz, pareja sentimental del periodista saudí Yamal Jashogi antes de su asesinato en 2018, ha afirmado este lunes que el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, debe ser "castigado sin demora" por su papel en el suceso.

Cengiz ha aplaudido en un comunicado la publicación de un informe de Inteligencia estadounidense que apunta que Bin Salmán aprobó la operación para "la captura o el asesinato" del periodista durante su visita al consulado saudí en la ciudad turca de Estambul.

"La verdad, que siempre fue conocida, ha sido revelada una vez más y ahora está confirmada. Sin embargo, esto no es suficiente, ya que la verdad sólo tiene sentido cuando sirve para que se haga justicia", ha manifestado.

Así, ha señalado que "la verdad es ahora tan clara e irrefutable y no debe ser ignorada". "Tras este informe no hay ya legitimidad política para el príncipe heredero (saudí). Es momento de decir esto de forma muy clara y abierta y de actuar en consecuencia", ha sostenido.

"Es esencia que el príncipe heredero, que ordenó el brutal asesinato de una persona sin mácula e inocente, sea castigado sin demora. Esto no sólo logrará la justicia que hemos estado buscando para Yamal, sino que podría evitar que actos similares tengan lugar en el futuro", ha argüido.

En este sentido, Cengiz ha puntualizado que "sólo entonces tendrán sentido las sanciones que Estados Unidos planea aplicar". "Si el príncipe heredero no es castigado, será una señal para siempre de que el principal culpable puede salir impune de un asesinato, lo que nos pondrá en peligro a todos y será una mancha en nuestra humanidad", ha añadido.

"Empezando por la Administración (de Joe) Biden, es fundamental que todos los líderes mundiales se pregunten si están preparados para darse la mano con una persona cuya culpabilidad como asesino ha sido demostrada, aunque no ha sido castigado", ha puntualizado.

"Ignorar este hecho y seguir en el limbo sin ningún castigo causará que perdamos nuestros valores universales de humanidad. ¿Cómo puede reconciliarse eso con los valores sobre Derechos Humanos que Estados Unidos y Occidente han defendido desde hace tanto tiempo?", se ha preguntado.

Por ello, ha reiterado que "la justicia para Yamal no sólo afecta a Yamal, sino a todas las personas que lucharán por la libertad en el futuro". "Pido a todo el mundo que se ponga la mano en el corazón y haga campaña para castigar al príncipe heredero por este crimen. Será la mayor vergüenza para la humanidad si al final se niega la justicia", ha zanjado.

El propio Biden tildó el sábado de "escandalosa" la implicación directa del príncipe heredero saudí en el asesinato de Jashogi, al tiempo que adelantó "cambios significativos" en la relación entre ambos países a partir de este lunes. Washington ha anunciado una batería de sanciones, si bien no afectan directamente a Bin Salmán.

RECHAZO DESDE ARABIA SAUDÍ

Arabia Saudí ha respondido a esta investigación acusatoria por parte de Estados Unidos rechazando por completo su contenido, pues se trata de una "evaluación negativa, falsa e inaceptable" que contiene "información y conclusiones inexactas", una línea defendida por sus aliados en la región.

El proceso judicial en Arabia Saudí llegó a su fin el 7 de septiembre de 2020 cuando, tras el proceso de apelaciones, fueron condenadas a penas de cárcel ocho personas por su responsabilidad en el asesinato, reduciendo así la pena de muerte dictada en diciembre de 2019 contra cinco de ellas.

Saud al Qahtani, antiguo asesor de Bin Salmán y uno de los principales sospechosos, fue liberado por falta de pruebas. Asimismo, el 'número dos' de la Inteligencia saudí, Ahmed al Asiri, y el cónsul general de Arabia Saudí en Estambul en el momento del crimen, Mohamed al Otaibi, fueron exonerados.

Jashogi, un periodista crítico con la casa real saudí y que trabajaba para 'The Washington Post', desapareció el 2 de octubre de 2018 tras entrar en el consulado saudí en Estambul para gestionar unos documentos para poder casarse con Cengiz, su novia.

Allí, fue asesinado y descuartizado y su cuerpo fue sacado fuera del edificio, según la versión oficial que ofrecieron las autoridades saudíes, después del escándalo en torno a su desaparición y muerte a nivel internacional. Sus restos no han sido hallados por ahora.

Para leer más