Actualizado 22/05/2014 18:01

El Parlamento no consigue sacar adelante la votación para elegir presidente

BEIRUT, 22 May. (Reuters/EP) -

El Parlamento de Líbano no ha conseguido sacar adelante la votación para elegir al sucesor del presidente, Michel Suleiman, antes de que expire su mandato, dejando un vacío de poder en el país en medio de las tensiones a causa de la guerra siria.

Se trata del quinto intento de los legisladores libaneses de elegir presidente. Esta vez no se ha alcanzado el quórum necesario --128 diputados-- para elegir presidente, debido a la oposición de la bancada parlamentaria del Movimiento 8 de Marzo.

"Nos dirigimos hacia un vacío en el palacio presidencial", ha dicho el parlamentario Jaled el Daher, a los medios de comunicación, al término de la votación de hoy. Suleiman deberá abandonar el cargo el próximo domingo.

"El país se dirige hacia lo desconocido y nadie sabe si este vacío va a ser breve o prolongado", ha dicho, por su parte, el parlamentario del Movimiento 14 de Marzo Ahmed Fatfat. "Hemos entrado en una fase peligrosa", ha advertido.

Ayer, el presidente del Parlamento, Nabih Berri, anunció su decisión de que la sesión se prolongara de forma ininterrumpida hasta el final del mandato de Suleiman para intentar lograr una votación exitosa.

"La sesión estará abierta hasta que haya quórum. Convocaré una sesión parlamentaria el primer día de vacío (de poder), en caso de que no haya un sustituto para la Presidencia", sostuvo, según informó el diario libanés 'An Nahar'.

Las desavenencias en torno al sucesor de Suleiman podrían prolongarse durante meses. Cualquier candidato necesita el apoyo de los dos principales bloques --el Movimiento 8 de Marzo, en el que se encuentra Hezbolá, y el Movimiento 14 de Marzo-- para obtener la mayoría necesaria.

Según el sistema de reparto de poderes en el país, la Presidencia está en manos de la comunidad cristiana maronita, la presidencia del Parlamento pertenece a la comunidad musulmana chií y el primer ministro ha de ser siempre un musulmán suní.

El proceso para elegir a un nuevo mandatario llega un mes después de que el primer ministro libanés, Tamam Salam, que llegó al cargo en marzo de 2013, lograra el respaldo a su Gobierno poniendo fin así a un vació de un año sin ejecutivo.