El Partido Comunista de Filipinas anuncia un alto el fuego con motivo de la Navidad

Actualizado 15/12/2015 7:44:07 CET

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El comité central del Partido Comunista de Filipinas ha anunciado este martes un alto el fuego de doce días con motivo de la celebración de la Navidad y el Año Nuevo, por lo que ha ordenado a sus guerrillas que detengan las operaciones contra el Ejército.

"A recomendación del Panel Negociador del Frente Nacional Democrático de Filipinas (NDFP), el comité central del Partido Comunista de Filipinas ordena a todos los comandos y unidades del Nuevo Ejército del Pueblo (NPA) y a las milicias populares que mantengan un alto el fuego entre el 23 de diciembre y el 3 de enero de 2016", ha dicho en un comunicado.

En el mismo, ha argumentado que "la orden de alto el fuego ha sido emitida en solidaridad con las celebraciones tradicionales de la Navidad el Año Nuevo por parte de los filipinos".

Asimismo, ha subrayado que "permitirá además a las fuerzas revolucionarias celebrar asambleas masivas y manifestaciones públicas para conmemorar el 47º aniversario del partido y las victorias revolucionarias del último año".

El Partido Comunista de Filipinas ha agregado que la orden ha sido emitida también "para apoyar los esfuerzos de paz", al tiempo que ha reclamado "la liberación de todos los presos políticos, incluidos 17 asesores del NDFP".

Por otra parte, ha recordado que todas las unidades y milicias "deberán detener sus operaciones militares ofensivas contra el Ejército, la Policía y otros grupos armados y paramilitares vinculados con el Gobierno de Filipinas".

Sin embargo, ha adelantado que "todas las unidades del NPA y las milicias deberán permanecer en posición defensiva a nivel estratégico y táctico y mantener un alto nivel de vigilancia ante cualquier acción o movimiento hostil por parte de las fuerzas enemigas".

Por el momento, el Gobierno que preside Benigno Aquino no se ha pronunciado sobre el comunicado. El Ejecutivo declaró en 2014 una tregua unilateral de 30 días con motivo de la visita en enero del Papa Francisco.

El NPA, que cuenta con unos 3.000 integrantes, es la rama armada del Partido Comunista de Filipinas, y opera principalmente en el este y el sur del país. El conflicto se ha saldado hasta la fecha con la muerte de más de 40.000 personas.

Filipinas mantiene una tregua con el Frente Moro de Liberación Islámica (MILF), el principal grupo rebelde musulmán del país, con el que firmó en 2014 un acuerdo de paz que puso a cuatro décadas de conflicto, que terminaron con la muerte de unas 120.000 personas.

El Gobierno ha rechazado por contra cualquier acuerdo de alto el fuego con la milicia islamista Abu Sayyaf, que opera en el sur del país y que ha jurado lealtad al grupo yihadista Estado Islámico.

Para leer más