Actualizado 01/05/2018 13:35 CET

Pashinian se reivindica como el "candidato del pueblo" y alerta del riesgo de "tsunami político" en Armenia

Nikol Pashinian se dirige a la tribuna en el Parlamento armenio
REUTERS / XXSTRINGERXX XXXXX

Asegura que si el movimiento pacífico de protesta no logra su objetivo, podría haber consecuencias "indeseables" en el país

MADRID, 1 May. (EUROPA PRESS) -

El líder opositor armenio, Nikol Pashinian, se ha reivindicado este martes ante el Parlamento como el "candidato del pueblo" para el cargo de primer ministro, al tiempo que ha advertido de que el movimiento de protesta que él encabeza puede llegar a tener consecuencias "impredecibles" y derivar en "un tsunami político" si no se cumplen sus exigencias.

Vestido con traje oscuro y corbata tras varias semanas liderando en las calles de Ereván las manifestaciones contra el Gobierno, Pashinian ha dejado claro en su discurso ante la Asamblea Nacional que confía en contar con el apoyo de los parlamentarios para que sea designado como nuevo primer ministro y ha reivindicado su figura como el "candidato del pueblo".

El líder opositor ha hecho un llamamiento a los diputados de la formación gubernamental, el Partido Republicano de Armenia (PRA), y a los expresidentes Serzh Sargsian y Robert Kocharian, para que "no perciban la naturaleza tolerante del movimiento popular" que él ha liderado en las últimas semanas como "una debilidad", según la agencia de noticias Arka.

"Serzh Sargsian y Robert Kocharian han estado presionando a todos los parlamentarios armenios independientemente de su grupo desde ayer y han estado amenazándoles para impedir que se vote al candidato del pueblo", ha explicado en la tribuna parlamentaria.

"El famoso dúo ha desarrollado un plan para retornar al poder. Caballeros, continúan teniendo una falta de entendimiento de la situación en Armenia", ha afirmado Pashinian, el líder político que ha encabezado la ola de manifestaciones que provocaron la renuncia al cargo de primer ministro del expresidente Serzh Sargsian una semana después de ser nombrado por el Parlamento.

"Desde este importante estrado, deseo enviarles un aviso directo: no perciban la naturaleza tolerante del movimiento popular como una debilidad. Levántense antes de que sea demasiado tarde. Si no lo hacen, la situación puede volverse impredecible, llevar a consecuencias indeseables y causar un tsunami político", ha subrayado Pashinian.

El líder opositor ha recalcado que el movimiento de protesta ha tenido en cuenta la situación que atraviesa el país y ha creado "las condiciones" para que el expresidente Sargsian y los altos cargos de su partido, el PRA, "abandonen el poder de una manera digna".

Refiriéndose a los representantes del partido gubernamental, Pashinian ha hecho un llamamiento a sus seguidores para que no dejen de defender su victoria en las calles. "Quieren robarnos vuestra victoria de nueva, así que salid a las calles y adueñaros de vuestra victoria", ha proclamado.

Pashinian se somete este martes a una sesión extraordinaria en la que la Asamblea Nacional votará su candidatura a primer ministro, sin que se hayan presentado candidatos de otras formaciones al puesto. El partido gubernamental PRA no ha presentado candidato y ha dicho que no obstaculizará la designación. Pashinian cuenta con el apoyo de su grupo parlamentario, Yelq, y de otros grupos pero el PRA tiene la mayoría de los escaños, con un total de 58 representantes en una cámara con 105 asientos. Para lograr salir investido necesita el respaldo de al menos 53 parlamentarios.

Armenia vive sumida en una grave crisis política desde que el expresidente Sargsian anunció que se presentaría como candidato a primer ministro, un nuevo cargo nacido de la reforma constitucional de 2015 y que es el más importante del nuevo sistema político por las competencias ejecutivas que acumula.

Una semana después de ser nombrado por el Parlamento, Sargsian se vio obligado a presentar su renuncia el 23 de abril por la presión de las manifestaciones lideradas por Pashinian en el marco de lo que el líder opositor ha definido como una "revolución de terciopelo". Tras la dimisión de Sargsian, fue nombrado primer ministro interino Karen Karapetian, que en un primer momento se resistió a las exigencias de Pashinian para aceptarle como candidato a jefe del Gobierno y que finalmente ha decidido ceder a su presión.

Pashinian ha estado reclamando su nombramiento como jefe del Ejecutivo para conformar un gobierno interino que afronte los principales problemas del país y convoque un proceso de elecciones democráticas. La Asamblea Nacional decidirá este martes si aprueba su nombramiento al frente del Gobierno o no.

Para leer más